X
El cargo está vacante desde 2009. Están postulados una terna respaldada por el oficialismo y el peronismo: los ex diputados Roggero y Sarghini, junto al porteño Alejandro Amor.
Redacción 12/11/2017 12:52 PM

El oficialismo intentará someter a votación del Senado el próximo miércoles la terna de candidatos a Defensor del Pueblo con el fin de apurar la elección. Con sus votos, los del massismo y del PJ la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo había firmado dictamen a una terna de candidatos que aspiran a convertirse en el futuro Ombudsman nacional, cargo que se encuentra vacante desde hace ocho años.

La terna de candidatos a ocupar ese cargo, que se encuentra vacante desde 2009, quedó conformada por Jorge Sarghini y Humberto Roggero y el actual Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor.

De acuerdo a la ley que creó el cargo, el Defensor del Pueblo de la Nación necesita la aprobación de los dos tercios de cada Cámara del Congreso para ser designado y cuando hay más de un candidato deben realizarse votaciones sucesivas hasta que uno reúna esa mayoría.

El próximo miércoles el Senado tendrá una sesión ordinaria y Cambiemos quiere poner a votación esa terna de aspirantes con el objetivo de que salgan de allí los dos nombres más votados, entre quienes deberá definirse luego el cargo, cuando alguno sea aprobado por los dos tercios.

Si bien ninguno reúne todavía ese nivel de consenso, Cambiemos quiere empezar a votar para que la lista se vaya achicando y que la designación se produzca lo más rápido posible, porque la vacancia de ese cargo, sin titular desde 2009, puede influir sobre otros temas que preocupan al Gobierno.

En este sentido, dado que los postulados no lograron reunir el consenso de todo el arco político de la bicameral, se impulsó otra terna integrada por Remo Carlotto, diputado nacional e integrante del Movimiento Evita, la senadora Liliana Negre de Alonso (PJ-San Luis) y María José Lubertino.

El dictamen de mayoría lo firmaron siete de los 14 miembros de la bicameral, con la disidencia del senador Juan Manuel Abal Medina (FPV-Buenos AIres), quien propuso incluir a Carlotto entre los postulantes.

Además de los nombres también fue motivo de polémica la decisión de la comisión bicameral de no convocar a una audiencia pública que permitiera conocer los proyectos y el pensamiento en materia de derechos humanos de los candidatos propuestos, planteo realizado por la diputada Victoria Donda (Libres del Sur) y el CELS.

El planteo fue rechazado por la presidenta de la Comisión Bicameral, la senadora Marta Varela (Pro-Capital), recordando que la normativa vigente no establece el requisito de la audiencia pública en el proceso de selección del Defensor del Pueblo.

Para alcanzar su designación, el próximo defensor del pueblo deberá alcanzar el apoyo de los dos tercios en cada una de las cámaras legislativas, en un trámite legislativo que deberá iniciarse en el Senado.

El Defensor del Pueblo de la Nación es una institución autónoma dedicada a la defensa y protección de los derechos, garantías e intereses tutelados en la Constitución Nacional ante actos u omisiones de la administración gubernamental, lo que la hace ser observada por organismos como la ONU.

En ése ámbito, la Argentina tiene una calificación elevada por la actuación del Defensor del Pueblo como institución, pero la prolongada vacancia del cargo (el último en ocuparlo fue Eduardo Mondino, que renunció en 2009) amenaza ese status y podría recibir antes de fin de mes una mala nota de Naciones Unidas.

El acuerdo PJ y Cambiemos hace avanzar la designación del Defensor del Pueblo

El cargo está vacante desde 2009. Están postulados una terna respaldada por el oficialismo y el peronismo: los ex diputados Roggero y Sarghini, junto al porteño Alejandro Amor.

El oficialismo intentará someter a votación del Senado el próximo miércoles la terna de candidatos a Defensor del Pueblo con el fin de apurar la elección. Con sus votos, los del massismo y del PJ la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo había firmado dictamen a una terna de candidatos que aspiran a convertirse en el futuro Ombudsman nacional, cargo que se encuentra vacante desde hace ocho años.

La terna de candidatos a ocupar ese cargo, que se encuentra vacante desde 2009, quedó conformada por Jorge Sarghini y Humberto Roggero y el actual Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor.

De acuerdo a la ley que creó el cargo, el Defensor del Pueblo de la Nación necesita la aprobación de los dos tercios de cada Cámara del Congreso para ser designado y cuando hay más de un candidato deben realizarse votaciones sucesivas hasta que uno reúna esa mayoría.

El próximo miércoles el Senado tendrá una sesión ordinaria y Cambiemos quiere poner a votación esa terna de aspirantes con el objetivo de que salgan de allí los dos nombres más votados, entre quienes deberá definirse luego el cargo, cuando alguno sea aprobado por los dos tercios.

Si bien ninguno reúne todavía ese nivel de consenso, Cambiemos quiere empezar a votar para que la lista se vaya achicando y que la designación se produzca lo más rápido posible, porque la vacancia de ese cargo, sin titular desde 2009, puede influir sobre otros temas que preocupan al Gobierno.

En este sentido, dado que los postulados no lograron reunir el consenso de todo el arco político de la bicameral, se impulsó otra terna integrada por Remo Carlotto, diputado nacional e integrante del Movimiento Evita, la senadora Liliana Negre de Alonso (PJ-San Luis) y María José Lubertino.

El dictamen de mayoría lo firmaron siete de los 14 miembros de la bicameral, con la disidencia del senador Juan Manuel Abal Medina (FPV-Buenos AIres), quien propuso incluir a Carlotto entre los postulantes.

Además de los nombres también fue motivo de polémica la decisión de la comisión bicameral de no convocar a una audiencia pública que permitiera conocer los proyectos y el pensamiento en materia de derechos humanos de los candidatos propuestos, planteo realizado por la diputada Victoria Donda (Libres del Sur) y el CELS.

El planteo fue rechazado por la presidenta de la Comisión Bicameral, la senadora Marta Varela (Pro-Capital), recordando que la normativa vigente no establece el requisito de la audiencia pública en el proceso de selección del Defensor del Pueblo.

Para alcanzar su designación, el próximo defensor del pueblo deberá alcanzar el apoyo de los dos tercios en cada una de las cámaras legislativas, en un trámite legislativo que deberá iniciarse en el Senado.

El Defensor del Pueblo de la Nación es una institución autónoma dedicada a la defensa y protección de los derechos, garantías e intereses tutelados en la Constitución Nacional ante actos u omisiones de la administración gubernamental, lo que la hace ser observada por organismos como la ONU.

En ése ámbito, la Argentina tiene una calificación elevada por la actuación del Defensor del Pueblo como institución, pero la prolongada vacancia del cargo (el último en ocuparlo fue Eduardo Mondino, que renunció en 2009) amenaza ese status y podría recibir antes de fin de mes una mala nota de Naciones Unidas.