X
El desafuero del diputado será tratado esta tarde en la Comisión de Asuntos Constitucionales. Su titular, Pablo Tonelli, augura una votación “por amplio margen”. Qué dijo la defensa del ex ministro.
Redacción 24/10/2017 10:12

Confiado y seguro de los números, el interbloque Cambiemos buscará dar este martes el primer paso para quitarle los fueros al diputado Julio De Vido y dejarlo así a las puertas de prisión, por pedido de dos jueces federales que investigan el rol del ex ministro de Planificación en supuestas tramas de corrupción en la importación millonaria de gas natural licuado y el destino de los fondos de la mina de Río Turbio.

La discusión sobre el desafuero de De Vido iniciará a las 16 en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja, donde 14 de los 34 integrantes pertenecen al oficialismo. Este lunes, el legislador del Frente para la Victoria-PJ pidió licencia, pero Cambiemos anticipó de inmediato que ese no sería obstáculo para avanzar con los requerimientos judiciales.

“Yo espero que el desafuero se logre por amplio margen. Las acusaciones son gravísimas”, advirtió el presidente de la comisión, el macrista Pablo Tonelli, en diálogo con radio Continental. Mencionó, por caso, que en la causa sobre gas licuado “los sobreprecios que se pagaron a lo largo de siete años fueron de siete mil millones de dólares, una locura”.

 

 

Tonelli recordó que “muchos de los que rechazaron la expulsión por ‘inhabilidad moral’ pensaban que se faltaba requerimiento judicial”. “Ahora el requerimiento judicial está, y no es uno sino dos, y está respaldado por una sala de la Cámara Federal de Apelaciones”, observó el diputado.

Consultado sobre por qué las causas que involucran a De Vido se reactivaron ahora, Tonelli respondió, sin vueltas, que “ganó Cambiemos y eso tiene sus consecuencias”. Luego, amplió: “La Justicia volvió a ser independiente y autónoma”.

“Desde diciembre de 2015, el Gobierno no interfiere con la Justicia. Los jueces actúan con autonomía, hay un clima absolutamente distinto. Los jueces han recuperado la libertad de actuar acorde a la ley. Se rompió la red de impunidad”, sostuvo.

LA DEFENSA. El abogado defensor de De Vido, Maximiliano Rusconi, consideró que el desafuero “es un antecedente gravísimo” ya que “los pedidos de (Claudio) Bonadío y (Luis) Rodríguez no están firmes” y “las presiones a los jueces son evidentes”.

 

 

“Es una payasada autoritaria lo que están montando. Se trata de una persecución hacia Julio De Vido como no sucedió en la historia mundial”, alertó el letrado en diálogo con radio Rivadavia, y agregó que su defendido “nunca se negó a ninguna declaración” sino que “ha estado siempre a disposición de la Justicia” cuando se lo requirió.

EL FPV-PJ, ACORRALADO. Desde una posición verdaderamente incómoda, el bloque que preside Héctor Recalde intentará unificar una postura en torno al desafuero, a pesar de que algunos de sus diputados, como el propio titular del PJ, José Luis Gioja, adelantaron que votarán a favor del pedido de los jueces.

El cónclave será previo a la reunión de Asuntos Constitucionales, a las 14 en las oficinas de la bancada. En paralelo, también definirá posición el bloque del Movimiento Evita, cuyos integrantes pertenecían en el pasado al FpV. No se descarta que se terminen absteniendo en la votación.

Por lo pronto, Cambiemos se aseguraría un éxito en el recinto este miércoles con los votos del Frente Renovador de Sergio Massa, el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero, la izquierda y diputados de Córdoba y Misiones, entre otros, además de un puñado de monobloques.  

De aprobarse el desafuero -se necesitan los dos tercios de los votos-, De Vido quedará expuesto a ser detenido de inmediato. En su entorno se rehúsan a confirmar si el diputado participará este martes de la reunión de su bloque, y si estará presente en el recinto.

Confiado, Cambiemos se prepara para dejar a De Vido a un paso de la cárcel

El desafuero del diputado será tratado esta tarde en la Comisión de Asuntos Constitucionales. Su titular, Pablo Tonelli, augura una votación “por amplio margen”. Qué dijo la defensa del ex ministro. 

Confiado y seguro de los números, el interbloque Cambiemos buscará dar este martes el primer paso para quitarle los fueros al diputado Julio De Vido y dejarlo así a las puertas de prisión, por pedido de dos jueces federales que investigan el rol del ex ministro de Planificación en supuestas tramas de corrupción en la importación millonaria de gas natural licuado y el destino de los fondos de la mina de Río Turbio.

La discusión sobre el desafuero de De Vido iniciará a las 16 en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja, donde 14 de los 34 integrantes pertenecen al oficialismo. Este lunes, el legislador del Frente para la Victoria-PJ pidió licencia, pero Cambiemos anticipó de inmediato que ese no sería obstáculo para avanzar con los requerimientos judiciales.

“Yo espero que el desafuero se logre por amplio margen. Las acusaciones son gravísimas”, advirtió el presidente de la comisión, el macrista Pablo Tonelli, en diálogo con radio Continental. Mencionó, por caso, que en la causa sobre gas licuado “los sobreprecios que se pagaron a lo largo de siete años fueron de siete mil millones de dólares, una locura”.

 

 

Tonelli recordó que “muchos de los que rechazaron la expulsión por ‘inhabilidad moral’ pensaban que se faltaba requerimiento judicial”. “Ahora el requerimiento judicial está, y no es uno sino dos, y está respaldado por una sala de la Cámara Federal de Apelaciones”, observó el diputado.

Consultado sobre por qué las causas que involucran a De Vido se reactivaron ahora, Tonelli respondió, sin vueltas, que “ganó Cambiemos y eso tiene sus consecuencias”. Luego, amplió: “La Justicia volvió a ser independiente y autónoma”.

“Desde diciembre de 2015, el Gobierno no interfiere con la Justicia. Los jueces actúan con autonomía, hay un clima absolutamente distinto. Los jueces han recuperado la libertad de actuar acorde a la ley. Se rompió la red de impunidad”, sostuvo.

LA DEFENSA. El abogado defensor de De Vido, Maximiliano Rusconi, consideró que el desafuero “es un antecedente gravísimo” ya que “los pedidos de (Claudio) Bonadío y (Luis) Rodríguez no están firmes” y “las presiones a los jueces son evidentes”.

 

 

“Es una payasada autoritaria lo que están montando. Se trata de una persecución hacia Julio De Vido como no sucedió en la historia mundial”, alertó el letrado en diálogo con radio Rivadavia, y agregó que su defendido “nunca se negó a ninguna declaración” sino que “ha estado siempre a disposición de la Justicia” cuando se lo requirió.

EL FPV-PJ, ACORRALADO. Desde una posición verdaderamente incómoda, el bloque que preside Héctor Recalde intentará unificar una postura en torno al desafuero, a pesar de que algunos de sus diputados, como el propio titular del PJ, José Luis Gioja, adelantaron que votarán a favor del pedido de los jueces.

El cónclave será previo a la reunión de Asuntos Constitucionales, a las 14 en las oficinas de la bancada. En paralelo, también definirá posición el bloque del Movimiento Evita, cuyos integrantes pertenecían en el pasado al FpV. No se descarta que se terminen absteniendo en la votación.

Por lo pronto, Cambiemos se aseguraría un éxito en el recinto este miércoles con los votos del Frente Renovador de Sergio Massa, el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero, la izquierda y diputados de Córdoba y Misiones, entre otros, además de un puñado de monobloques.  

De aprobarse el desafuero -se necesitan los dos tercios de los votos-, De Vido quedará expuesto a ser detenido de inmediato. En su entorno se rehúsan a confirmar si el diputado participará este martes de la reunión de su bloque, y si estará presente en el recinto.