X

Un contrato en Odebrecht, clave para entender el poder de fuego del Pata

La Justicia halló recibos de sueldo de esa empresa a nombre del hijastro del sindicalista. Esos documentos y otras pruebas explican el modus operandi que desplegaba para doblegar a empresarios.
Por 13/10/2017 03:07 PM

El hallazgo de recibos de sueldo del gigante sudamericano de las construcciones Odebrecht a nombre de Agustín Facundo Pagnoni, hijo político del líder gremial Juan Pablo "Pata" Medina, significa un botón de muestra que, para los investigadores, pone en evidencia el poder de fuego y el modus operandi que desarrollaba el ex titular de la Uocra La Plata durante sus años al frente del sindicato de albañiles de la región capital bonaerense, según se desprende del expediente al que accedió Letra P.

A fojas 20 de la extensa resolución de prisión preventiva dictada por el juez federal de Quilmes, Luis Armella, se detalla que en uno de los allanamientos realizados durante la investigación se secuestraron "recibos de sueldo de Agustín Facundo Pagnoni (o identificado también como Agustín Medina), correspondientes a la empresa Odebrecht", que fue la encargada de construir la usina termoeléctrica en el distrito kirchnerista de Ensenada.

La empresa Odebrecht (cuya casa matriz se encuentra en Brasil) fue la encargada de realizar la obra que fue inaugurada el 16 de enero de 2012 por el entonces vicepresidente Amado Budou y el ex ministro de Planificación Julio de Vido. Cabe recordar que el titular de la firma, Marcelo Odebrecht, está preso y condenado en Brasil en el marco de la mega investigación por corrupción denominada Lava Jato, cutas ramificaciones llegan desde los ex presidentes Luiz Inácio "Lula" Da Silva y Dilma Rousseff hasta otros países de Sudamérica.

 

 

Según pudo reconstruir este medio de fuentes judiciales, Pagnoni fue contratado por Odebrecht "como parte del acuerdo de 'paz social' que el gremio hacía firmar a todas las empresas constructoras antes de comenzar una obra en La Plata, Berisso o Ensenada". Las mismas fuentes detallaron que "no está claro qué tipo de tareas desarrollaba el hijastro de Medina en la empresa, pero hay indicios que apuntan a un caso de 'ñoqui extorsivo'", es decir, contratado compulsivamente para no trabajar.

Según se desprende del expediente local, el gremialista obligaba además a las constructoras (mediante una red de punteros camaleonizados como delegados) a que contratasen las firmas Abril Catering y Rey del Cielo, ambas ligadas a la familia del gremialista, para los servicios de desayuno y almuerzo de los obreros. La primera era explotada por Fabiola García -esposa de Medina- y la segunda, por familiares del Pata.

Este modus operandi, que hasta el momento estaba en el terreno de las suposiciones, comenzó a tomar forma en el expediente judicial en base a una cantidad abrumadora de pruebas recolectadas no sólo en el ámbito federal, sino también en el marco de las instrucciones que se ejecutan en el fuero penal ordinario de La Plata.

 

 

Uno de los datos que llamó la atención de los investigadores indica que García, la esposa de Medina, se sumó al sinceramiento fiscal aprobado por el gobierno de Cambiemos, que le permitió blanquear la suma de tres millones de pesos y que luego fue depositada en una cuenta de la Casa Matriz del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

También le encontraron, en una caja de seguridad en la misma sucursal bancaria, la suma de 328.572 dólares "sin que dichos fondos se hallen declarados ni que posean justificación alguna".

En base a las pruebas reunidas, el juez Armella –a su vez acusado por la Corte de favorecer empresas amigas en el saneamiento del Riachuelo- destacó que "los movimientos bancarios registrados por los imputados han sido por sumas exorbitantes que no se condicen con los ingresos declarados y la realidad económico financiera que poseen ellos o las personas físicas o jurídicas utilizadas para llevar a cabo las maniobras delictivas, advirtiéndose inconsistencias entre las personas físicas y jurídicas investigadas".

Estas pruebas son algunas de las que valoró el juez para dictar el procesamiento con prisión preventiva de Medina, por los delitos de "asociación ilícita", "lavado de dinero" y "extorsión", y le trabó un embargo por 200 millones de pesos.

 

 

Sobre el sindicalista pesan otras dos prisiones preventivas dictadas por la justicia penal provincial por los delitos de "asociación ilícita" e “intimidación pública” por haber dicho que prendería fuego la provincia si lo detenían.

También se encuentran detenidos, en el marco de estas causas, el hijo del sindicalista, Cristian Isidoro Jesús ´Puli´ Medina; David García, Fabiola García, Agustín Facundo Medina, Pablo Nicolás Neves y Rubén Darío Roldán, integrante del gremio de la Uocra platense.

Además, el gobierno bonaerense dio de baja "por coercitivos" los acuerdos con empresarios de la construcción que regían en las seccionales de la Uocra de la ciudad de La Plata y de Bahía Blanca, según informó a la agencia Télam el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Villegas.

 

 

El funcionario solicitó a la Uocra nacional, que conduce Gerardo Martínez, "que avala estos nuevos acuerdos, que informe a todas sus seccionales sobre la firma de los nuevos convenios porque con estas pautas trabajaremos en la provincia entera".

Por otro lado, relató luego que hacía meses que el ministerio había resuelto dejar de hacer inspecciones en obras de La Plata porque "Medina, en connivencia con empleados que ahora estamos investigando y sumariando, amenazaba a los empresarios para obtener cosas".

"Les decían: 'O nos dan determinada cosa o mañana te cae una inspección'. Entonces, decidimos no ser parte de eso", remarcó y consideró que "estos años, el Ministerio de Trabajo fue una escribanía de la Uocra, le guste o no al ex ministro Oscar Cuartango, porque él permitió todo esto y nosotros lo cortamos".

Un contrato en Odebrecht, clave para entender el poder de fuego del Pata

La Justicia halló recibos de sueldo de esa empresa a nombre del hijastro del sindicalista. Esos documentos y otras pruebas explican el modus operandi que desplegaba para doblegar a empresarios.

El hallazgo de recibos de sueldo del gigante sudamericano de las construcciones Odebrecht a nombre de Agustín Facundo Pagnoni, hijo político del líder gremial Juan Pablo "Pata" Medina, significa un botón de muestra que, para los investigadores, pone en evidencia el poder de fuego y el modus operandi que desarrollaba el ex titular de la Uocra La Plata durante sus años al frente del sindicato de albañiles de la región capital bonaerense, según se desprende del expediente al que accedió Letra P.

A fojas 20 de la extensa resolución de prisión preventiva dictada por el juez federal de Quilmes, Luis Armella, se detalla que en uno de los allanamientos realizados durante la investigación se secuestraron "recibos de sueldo de Agustín Facundo Pagnoni (o identificado también como Agustín Medina), correspondientes a la empresa Odebrecht", que fue la encargada de construir la usina termoeléctrica en el distrito kirchnerista de Ensenada.

La empresa Odebrecht (cuya casa matriz se encuentra en Brasil) fue la encargada de realizar la obra que fue inaugurada el 16 de enero de 2012 por el entonces vicepresidente Amado Budou y el ex ministro de Planificación Julio de Vido. Cabe recordar que el titular de la firma, Marcelo Odebrecht, está preso y condenado en Brasil en el marco de la mega investigación por corrupción denominada Lava Jato, cutas ramificaciones llegan desde los ex presidentes Luiz Inácio "Lula" Da Silva y Dilma Rousseff hasta otros países de Sudamérica.

 

 

Según pudo reconstruir este medio de fuentes judiciales, Pagnoni fue contratado por Odebrecht "como parte del acuerdo de 'paz social' que el gremio hacía firmar a todas las empresas constructoras antes de comenzar una obra en La Plata, Berisso o Ensenada". Las mismas fuentes detallaron que "no está claro qué tipo de tareas desarrollaba el hijastro de Medina en la empresa, pero hay indicios que apuntan a un caso de 'ñoqui extorsivo'", es decir, contratado compulsivamente para no trabajar.

Según se desprende del expediente local, el gremialista obligaba además a las constructoras (mediante una red de punteros camaleonizados como delegados) a que contratasen las firmas Abril Catering y Rey del Cielo, ambas ligadas a la familia del gremialista, para los servicios de desayuno y almuerzo de los obreros. La primera era explotada por Fabiola García -esposa de Medina- y la segunda, por familiares del Pata.

Este modus operandi, que hasta el momento estaba en el terreno de las suposiciones, comenzó a tomar forma en el expediente judicial en base a una cantidad abrumadora de pruebas recolectadas no sólo en el ámbito federal, sino también en el marco de las instrucciones que se ejecutan en el fuero penal ordinario de La Plata.

 

 

Uno de los datos que llamó la atención de los investigadores indica que García, la esposa de Medina, se sumó al sinceramiento fiscal aprobado por el gobierno de Cambiemos, que le permitió blanquear la suma de tres millones de pesos y que luego fue depositada en una cuenta de la Casa Matriz del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

También le encontraron, en una caja de seguridad en la misma sucursal bancaria, la suma de 328.572 dólares "sin que dichos fondos se hallen declarados ni que posean justificación alguna".

En base a las pruebas reunidas, el juez Armella –a su vez acusado por la Corte de favorecer empresas amigas en el saneamiento del Riachuelo- destacó que "los movimientos bancarios registrados por los imputados han sido por sumas exorbitantes que no se condicen con los ingresos declarados y la realidad económico financiera que poseen ellos o las personas físicas o jurídicas utilizadas para llevar a cabo las maniobras delictivas, advirtiéndose inconsistencias entre las personas físicas y jurídicas investigadas".

Estas pruebas son algunas de las que valoró el juez para dictar el procesamiento con prisión preventiva de Medina, por los delitos de "asociación ilícita", "lavado de dinero" y "extorsión", y le trabó un embargo por 200 millones de pesos.

 

 

Sobre el sindicalista pesan otras dos prisiones preventivas dictadas por la justicia penal provincial por los delitos de "asociación ilícita" e “intimidación pública” por haber dicho que prendería fuego la provincia si lo detenían.

También se encuentran detenidos, en el marco de estas causas, el hijo del sindicalista, Cristian Isidoro Jesús ´Puli´ Medina; David García, Fabiola García, Agustín Facundo Medina, Pablo Nicolás Neves y Rubén Darío Roldán, integrante del gremio de la Uocra platense.

Además, el gobierno bonaerense dio de baja "por coercitivos" los acuerdos con empresarios de la construcción que regían en las seccionales de la Uocra de la ciudad de La Plata y de Bahía Blanca, según informó a la agencia Télam el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Villegas.

 

 

El funcionario solicitó a la Uocra nacional, que conduce Gerardo Martínez, "que avala estos nuevos acuerdos, que informe a todas sus seccionales sobre la firma de los nuevos convenios porque con estas pautas trabajaremos en la provincia entera".

Por otro lado, relató luego que hacía meses que el ministerio había resuelto dejar de hacer inspecciones en obras de La Plata porque "Medina, en connivencia con empleados que ahora estamos investigando y sumariando, amenazaba a los empresarios para obtener cosas".

"Les decían: 'O nos dan determinada cosa o mañana te cae una inspección'. Entonces, decidimos no ser parte de eso", remarcó y consideró que "estos años, el Ministerio de Trabajo fue una escribanía de la Uocra, le guste o no al ex ministro Oscar Cuartango, porque él permitió todo esto y nosotros lo cortamos".