X
La gobernadora bonaerense requirió a empresarios salir de la “zona de comodidad”. No garantiza “muchas de las transformaciones”, pero afirma: “Vale la pena empezar”.
Por 12/10/2017 08:37 AM

MAR DEL PLATA (Enviado) En el sprint final de la carrera hacia el 22 de octubre, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, hizo un fuerte llamado al respaldo empresarial en las urnas durante su intervención en el 53° Coloquio de IDEA que se desarrolla en el Hotel Sheraton de esta ciudad. Asimismo, instó a los CEOS a salir de la “zona de comodidad” y que "arriesguen, inviertan y generen trabajo". Aunque no garantizó la concreción de “muchas de las transformaciones” pretendidas por su gobierno, convocó: “Vale la pena empezar”.

En esa línea, y ante un auditorio que mechó con aplausos varios de sus conceptos, Vidal puso la próxima rueda electoral en un plano definitorio: “El 22 de octubre se define algo mucho más profundo que enfrentar a las mafias o hacer obras, se define si queremos consolidar un cambio de verdad, de trabajo, de compromiso y de pelea profunda”.

En sintonía con los mensajes que predominan en los recientes spots de campaña del oficialismo, la mandataria sostuvo: “Tenemos la oportunidad única de ser la generación de los cambios de la Argentina, que no tiene edad: es la voluntad que tengamos de cambiar sabiendo que eso va a llevar tiempo, esfuerzo y que el atajo y la avivada no van a funcionar”.
 

 

En “diálogo abierto” con la directora de IDEA, Rosario Altgelt, Vidal remarcó: “Es probable que muchas de las transformaciones que empezamos no la veamos, pero vale la pena empezar, tenemos el orgullo de sentirnos parte de ser los que empezamos a cambiar”.

Y agregó: “Si la Argentina cree que esto se resuelve con un presidente, con una gobernadora… Esto no pasa si la sociedad no cambia. Hoy hay 12 millones de argentinos que no pueden arriesgar, no pueden decidir, arriesgan su supervivencia todos los días desde hace muchos años. 4,5 millones son bonaerenses”.

De esta forma, y frente a los principales referentes de las compañías multinacionales, subrayó: "Necesitamos salir de nuestra zona de comodidad, no hay cambio si no nos ponemos incómodos, nos tenemos que incomodar, y eso supone salir de nuestra esfera individual, es dejar de pensar en cuánto me va a redituar en mi gobierno, en mi empresa o en mi rentabilidad lo que haga y empezar a pensar en lo que reditúa en la Argentina".

A su vez, volvió a ponderar la pelea “contra las mafias enquistadas”, y ahondó en este punto: “Cuando enfrentás a la Salada, al juego ilegal, al narcotráfico, tenés tres caminos: ser parte, mirar para otro lado o enfrentarlo. Y nosotros no éramos parte ni vamos a serlo, ni tampoco vamos a mirar para otro lado”.

“Si hubiéramos esperado que estuvieran dadas las condiciones no hubiéramos hecho nada. En esto sí tenemos una responsabilidad colectiva: necesitamos salir de nuestra  zona de comodidad, no hay cambios si no nos sentimos incómodos. Y eso supone salir de nuestra esfera individual, es dejar de pensar en cuánto me va a redituar en mi gobierno, en mi elección, en mi empresa qué es lo que haga”, puntualizó.

 

Además del voto, Vidal les pidió a los CEOS que “arriesguen”

La gobernadora bonaerense requirió a empresarios salir de la “zona de comodidad”. No garantiza “muchas de las transformaciones”, pero afirma: “Vale la pena empezar”.

MAR DEL PLATA (Enviado) En el sprint final de la carrera hacia el 22 de octubre, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, hizo un fuerte llamado al respaldo empresarial en las urnas durante su intervención en el 53° Coloquio de IDEA que se desarrolla en el Hotel Sheraton de esta ciudad. Asimismo, instó a los CEOS a salir de la “zona de comodidad” y que "arriesguen, inviertan y generen trabajo". Aunque no garantizó la concreción de “muchas de las transformaciones” pretendidas por su gobierno, convocó: “Vale la pena empezar”.

En esa línea, y ante un auditorio que mechó con aplausos varios de sus conceptos, Vidal puso la próxima rueda electoral en un plano definitorio: “El 22 de octubre se define algo mucho más profundo que enfrentar a las mafias o hacer obras, se define si queremos consolidar un cambio de verdad, de trabajo, de compromiso y de pelea profunda”.

En sintonía con los mensajes que predominan en los recientes spots de campaña del oficialismo, la mandataria sostuvo: “Tenemos la oportunidad única de ser la generación de los cambios de la Argentina, que no tiene edad: es la voluntad que tengamos de cambiar sabiendo que eso va a llevar tiempo, esfuerzo y que el atajo y la avivada no van a funcionar”.
 

 

En “diálogo abierto” con la directora de IDEA, Rosario Altgelt, Vidal remarcó: “Es probable que muchas de las transformaciones que empezamos no la veamos, pero vale la pena empezar, tenemos el orgullo de sentirnos parte de ser los que empezamos a cambiar”.

Y agregó: “Si la Argentina cree que esto se resuelve con un presidente, con una gobernadora… Esto no pasa si la sociedad no cambia. Hoy hay 12 millones de argentinos que no pueden arriesgar, no pueden decidir, arriesgan su supervivencia todos los días desde hace muchos años. 4,5 millones son bonaerenses”.

De esta forma, y frente a los principales referentes de las compañías multinacionales, subrayó: "Necesitamos salir de nuestra zona de comodidad, no hay cambio si no nos ponemos incómodos, nos tenemos que incomodar, y eso supone salir de nuestra esfera individual, es dejar de pensar en cuánto me va a redituar en mi gobierno, en mi empresa o en mi rentabilidad lo que haga y empezar a pensar en lo que reditúa en la Argentina".

A su vez, volvió a ponderar la pelea “contra las mafias enquistadas”, y ahondó en este punto: “Cuando enfrentás a la Salada, al juego ilegal, al narcotráfico, tenés tres caminos: ser parte, mirar para otro lado o enfrentarlo. Y nosotros no éramos parte ni vamos a serlo, ni tampoco vamos a mirar para otro lado”.

“Si hubiéramos esperado que estuvieran dadas las condiciones no hubiéramos hecho nada. En esto sí tenemos una responsabilidad colectiva: necesitamos salir de nuestra  zona de comodidad, no hay cambios si no nos sentimos incómodos. Y eso supone salir de nuestra esfera individual, es dejar de pensar en cuánto me va a redituar en mi gobierno, en mi elección, en mi empresa qué es lo que haga”, puntualizó.