X
Ante la plana mayor del empresariado, el jefe de Gabinete advirtió que la gestión anterior no pudo “resolver ninguno de los problemas de 2001”. Su visión de la división del peronismo.
Por 12/10/2017 12:23 PM

MAR DEL PLATA (Enviado) El jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió este jueves ante la plana mayor del empresariado que “el kirchnerismo desea el apocalipsis porque sino no vuelve al poder”, al exponer en el 53° Coloquio de IDEA. En un panel moderado por el periodista Carlos Pagni, el funcionario sostuvo además que la anterior gestión no pudo “resolver ninguno de los problemas de 2001”.

“El kirchnerismo aprovechó el envión de la primera etapa de crecimiento para alimentar todos los rencores de nuestra historia sin resolver ninguno de los problemas de 2001”, subrayó Peña ante el auditorio, y agregó que “el kirchnerismo que sigue deseando el apocalipsis porque sino no vuelve al poder”, aunque diferenció a ese espacio de otros sectores del peronismo que “buscan una agenda de futuro”.

Sin embargo, el ministro coordinador señaló, sin dar nombres, que otra porción del PJ “plantea un discurso antiguo, de hace 150 años, de una especie de nacionalismo provincial contra los unitarios”, pero aseguró que “ese es un discurso que se cae a pedazos, porque este es un gobierno profundamente federal”.

 

 

Al iniciar el diálogo con Pagni, Peña analizó que “en términos políticos, la crisis de 2001 fue una potencial suerte para la Argentina”, ya que “fue un incendio forestal que nos obligó a repensar nuestra política”. En ese sentido, consideró que “lo que pasó en 2015” con la asunción de Mauricio Macri “también es parte de esa maduración”.

A su vez, indicó que el Gobierno debió pagar “los costos de una cultura autoritaria y carente de institucionalidad como la que tuvimos con el kirchnerismo”. “Hoy vivimos una demanda de la ciudadanía que quiere una horizontalidad simétrica. Quieren ser protagonistas de la discusión. No dar ningún cheque en blanco”, explicó.

Consultado sobre las formas de comunicación de Cambiemos, Peña apuntó: “De Mauricio para abajo, todos asumimos la tarea de la conversación, simbolizada en el timbreo, que es un proceso de calibración de dónde estamos”. Y añadió que “las redes sociales permiten amplificar esas conversaciones”, a la vez que “el celular le ha dado un poder a cada ciudadano, distinto al que tenía antes”.

 

 

Peña: “El kirchnerismo desea el apocalipsis porque sino no vuelve al poder”

Ante la plana mayor del empresariado, el jefe de Gabinete advirtió que la gestión anterior no pudo “resolver ninguno de los problemas de 2001”. Su visión de la división del peronismo. 

MAR DEL PLATA (Enviado) El jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió este jueves ante la plana mayor del empresariado que “el kirchnerismo desea el apocalipsis porque sino no vuelve al poder”, al exponer en el 53° Coloquio de IDEA. En un panel moderado por el periodista Carlos Pagni, el funcionario sostuvo además que la anterior gestión no pudo “resolver ninguno de los problemas de 2001”.

“El kirchnerismo aprovechó el envión de la primera etapa de crecimiento para alimentar todos los rencores de nuestra historia sin resolver ninguno de los problemas de 2001”, subrayó Peña ante el auditorio, y agregó que “el kirchnerismo que sigue deseando el apocalipsis porque sino no vuelve al poder”, aunque diferenció a ese espacio de otros sectores del peronismo que “buscan una agenda de futuro”.

Sin embargo, el ministro coordinador señaló, sin dar nombres, que otra porción del PJ “plantea un discurso antiguo, de hace 150 años, de una especie de nacionalismo provincial contra los unitarios”, pero aseguró que “ese es un discurso que se cae a pedazos, porque este es un gobierno profundamente federal”.

 

 

Al iniciar el diálogo con Pagni, Peña analizó que “en términos políticos, la crisis de 2001 fue una potencial suerte para la Argentina”, ya que “fue un incendio forestal que nos obligó a repensar nuestra política”. En ese sentido, consideró que “lo que pasó en 2015” con la asunción de Mauricio Macri “también es parte de esa maduración”.

A su vez, indicó que el Gobierno debió pagar “los costos de una cultura autoritaria y carente de institucionalidad como la que tuvimos con el kirchnerismo”. “Hoy vivimos una demanda de la ciudadanía que quiere una horizontalidad simétrica. Quieren ser protagonistas de la discusión. No dar ningún cheque en blanco”, explicó.

Consultado sobre las formas de comunicación de Cambiemos, Peña apuntó: “De Mauricio para abajo, todos asumimos la tarea de la conversación, simbolizada en el timbreo, que es un proceso de calibración de dónde estamos”. Y añadió que “las redes sociales permiten amplificar esas conversaciones”, a la vez que “el celular le ha dado un poder a cada ciudadano, distinto al que tenía antes”.