X
Los Bruera denunciaron “persecución judicial”. Sin embargo, su reclamo no encontró eco en dirigentes de renombre en el armado peronista de la Octava.
Por 09/01/2017 12:30 PM

Finalmente, el sábado pasado Mariano Bruera, el menor de los hermanos del ex intendente platense Pablo Bruera, quedó detenido tras ser vinculado en la causa que investiga el presunto pedido de coimas a cambio de rezonificar terrenos para ser comercializados en el marco del plan Procrear. Sólo la familia del ex jefe comunal y algunos ex funcionarios locales cuestionaron la decisión judicial.

Durante la mañana del pasado sábado, Mariano Bruera, junto a otros ex funcionarios municipales se entregaron en la Fiscalía, luego de que la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal ratificara el pedido de detención hecho por la jueza Marcela Garmendia, denegando el hábeas corpus que había sido presentado el viernes por la defensa de Bruera, el abogado Alejandro Montone.

El último viernes, en el marco del primer aniversario de la represión policial contra los cooperativista que reclamaban contra los despidos que se dieron tras la asunción de Julio Garro, el actual concejal Gabriel Bruera lideró la movilización desde el Palacio Municipal hasta la Fiscalía, en la que protestaron “contra la persecución judicial que Cambiemos lleva adelante sobre los militantes populares”. Junto a él marcharon algunos ex funcionarios locales como Marcela López, ex directora de Desarrollo Social Directo; Ignacio Martinez, ex titular de Control Urbano; Guillermo Escudero ex secretario de Seguridad; Carlos Sortino ex titular del Presupuesto Participativo y el concejal Gabriel Céspedes. 

Además vía redes sociales, con el hashtag #CreoEnMarianoBruera, comparó al Gobierno de Cambiemos con la última dictadura al señalar: “Cuando era chico la dictadura se llevó a mi tío sin juicio previo, hoy es Desaparecido. Todos me decían “algo habrá hecho”. Hoy la jueza, madre de un funcionario de Garro, pidió la detención de mi hermano Mariano y el camarista, suegro de (el concejal massista José) Arteaga, la avaló sin juicio previo. Si aprendimos algo, antes de decirme algo habrán hecho, por lo menos esperen a que haya un juicio. Como cualquier ciudadano merece”.

En esa línea, indicó: “No tenemos nada que ocultar y queremos que se nos investigue, solo que no corresponde que le pidan detención sin condena, y sin tener ni un antecedente”.

LA AUSENCIA. Sin embargo, el reclamo de los Bruera no encontró respaldo de dirigentes peronista de La Plata de importante renombre en el armado de la Octava Sección o al menos no se hizo público.

La actual diputada Valeria Amendolara desde hace tiempo que trabaja en un operativo que la aleje de los hermanos Bruera, pese a que su ascenso político estuvo atado a la conducción de la ex administración municipal. Si bien comenzó a transitar en el mundo de la política en el 2005, su ingreso formal se dio en 2007 cuando Pablo Bruera venció en las urnas al ex intendente Julio Alak y ella juró como diputada provincial.

A partir de ahí, respondió de manera incondicional a los Bruera y durante los ocho años que duró el gobierno, ya sea liderando el Concejo Deliberante platense u ocupando una banca en la Legislatura, ella siempre fue miembro de su mesa chica y defendió la gestión aún en el peor momento, como lo fue la inundación del 2013. Sin embargo la derrota electoral del 2015 y la lupa de la Justicia, distanció a la actual diputada de los hermanos Bruera, situación que se formalizó con una ausencia de respaldo a la situación judicial del menor de los integrantes de la familia.

Tampoco hubo respaldos públicos a Mariano Bruera por parte de actuales concejales, ex funcionarios o dirigentes muy ligados, en el pasado, al liderazgo que supo tener Pablo.

Formalmente el bloque bruerista está integrado por seis concejales: Gabriel Bruera, Fabian Lugli (presidente); Pedro Borgini (ex presidente del HCD durante la gestión de Pablo); Gabriel Céspedes; Lorena Riesgo y Silvana Soria. Excepto Céspedes, que sigue siendo fiel a los Bruera, ninguno de los ediles se hizo eco públicamente del reclamo de los hermanos. El resto analiza desde hace un tiempo alejarse de la bancada.

El secretario General del PJ La Plata y ex jefe de Gabinete de la gestión investigada, Santiago Martorelli, también se abrió de la situación. De hecho, durante el Congreso del Partido Justicialista en La Matanza evitó fotografiarse con Gabriel Bruera y solo se mostró con quien luego fuera designado como apoderado del espacio en representación de los gremios, Pedro Borgini.

Tampoco hubo menciones de otros miembros del PJ como el consejero del partido y tío de los hermanos Luis Lugones, el vicepresidente Omar Alegre; coordinador general del espacio, GuillermoGallegoGonzález; el secretario de Acción Social, Julio Lamarque. Desde la sede platense del partido, entre el sábado que fue la detención y este lunes, no se publicó un comunicado institucional repudiando el accionar judicial. Sólo se compartió un video de la movilización y un petitorio titulado "Basta de persecusión política a los militantes populares".

El ex diputado por el denarvaísmo y ex titular de AUBASA, Gonzalo Atanasof, tampoco se manifestó respecto a la investigación, pese a que fue funcional a Bruera cuando juntos encabezaron en La Plata la campaña presidencial de Daniel Scioli. Si bien en el último día del militante –celebrado el pasado 16 de noviembre- participó del acto organizado por la actual conducción del PJ, en el último tiempo se ha mostrado como una alternativa a esa línea.

La misma postura adoptó el ex senador Emilio López Muntaner, quien si bien ha tenido una postura crítica de Pablo Bruera, en momentos electorales se paró en su vereda y no dudó respaldar su gestión a la hora de medirse en las urnas.

Silencio del peronismo platense, tras la detención del hermano del ex intendente

Los Bruera denunciaron “persecución judicial”. Sin embargo, su reclamo no encontró eco en dirigentes de renombre en el armado peronista de la Octava. 

Finalmente, el sábado pasado Mariano Bruera, el menor de los hermanos del ex intendente platense Pablo Bruera, quedó detenido tras ser vinculado en la causa que investiga el presunto pedido de coimas a cambio de rezonificar terrenos para ser comercializados en el marco del plan Procrear. Sólo la familia del ex jefe comunal y algunos ex funcionarios locales cuestionaron la decisión judicial.

Durante la mañana del pasado sábado, Mariano Bruera, junto a otros ex funcionarios municipales se entregaron en la Fiscalía, luego de que la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal ratificara el pedido de detención hecho por la jueza Marcela Garmendia, denegando el hábeas corpus que había sido presentado el viernes por la defensa de Bruera, el abogado Alejandro Montone.

El último viernes, en el marco del primer aniversario de la represión policial contra los cooperativista que reclamaban contra los despidos que se dieron tras la asunción de Julio Garro, el actual concejal Gabriel Bruera lideró la movilización desde el Palacio Municipal hasta la Fiscalía, en la que protestaron “contra la persecución judicial que Cambiemos lleva adelante sobre los militantes populares”. Junto a él marcharon algunos ex funcionarios locales como Marcela López, ex directora de Desarrollo Social Directo; Ignacio Martinez, ex titular de Control Urbano; Guillermo Escudero ex secretario de Seguridad; Carlos Sortino ex titular del Presupuesto Participativo y el concejal Gabriel Céspedes. 

Además vía redes sociales, con el hashtag #CreoEnMarianoBruera, comparó al Gobierno de Cambiemos con la última dictadura al señalar: “Cuando era chico la dictadura se llevó a mi tío sin juicio previo, hoy es Desaparecido. Todos me decían “algo habrá hecho”. Hoy la jueza, madre de un funcionario de Garro, pidió la detención de mi hermano Mariano y el camarista, suegro de (el concejal massista José) Arteaga, la avaló sin juicio previo. Si aprendimos algo, antes de decirme algo habrán hecho, por lo menos esperen a que haya un juicio. Como cualquier ciudadano merece”.

En esa línea, indicó: “No tenemos nada que ocultar y queremos que se nos investigue, solo que no corresponde que le pidan detención sin condena, y sin tener ni un antecedente”.

LA AUSENCIA. Sin embargo, el reclamo de los Bruera no encontró respaldo de dirigentes peronista de La Plata de importante renombre en el armado de la Octava Sección o al menos no se hizo público.

La actual diputada Valeria Amendolara desde hace tiempo que trabaja en un operativo que la aleje de los hermanos Bruera, pese a que su ascenso político estuvo atado a la conducción de la ex administración municipal. Si bien comenzó a transitar en el mundo de la política en el 2005, su ingreso formal se dio en 2007 cuando Pablo Bruera venció en las urnas al ex intendente Julio Alak y ella juró como diputada provincial.

A partir de ahí, respondió de manera incondicional a los Bruera y durante los ocho años que duró el gobierno, ya sea liderando el Concejo Deliberante platense u ocupando una banca en la Legislatura, ella siempre fue miembro de su mesa chica y defendió la gestión aún en el peor momento, como lo fue la inundación del 2013. Sin embargo la derrota electoral del 2015 y la lupa de la Justicia, distanció a la actual diputada de los hermanos Bruera, situación que se formalizó con una ausencia de respaldo a la situación judicial del menor de los integrantes de la familia.

Tampoco hubo respaldos públicos a Mariano Bruera por parte de actuales concejales, ex funcionarios o dirigentes muy ligados, en el pasado, al liderazgo que supo tener Pablo.

Formalmente el bloque bruerista está integrado por seis concejales: Gabriel Bruera, Fabian Lugli (presidente); Pedro Borgini (ex presidente del HCD durante la gestión de Pablo); Gabriel Céspedes; Lorena Riesgo y Silvana Soria. Excepto Céspedes, que sigue siendo fiel a los Bruera, ninguno de los ediles se hizo eco públicamente del reclamo de los hermanos. El resto analiza desde hace un tiempo alejarse de la bancada.

El secretario General del PJ La Plata y ex jefe de Gabinete de la gestión investigada, Santiago Martorelli, también se abrió de la situación. De hecho, durante el Congreso del Partido Justicialista en La Matanza evitó fotografiarse con Gabriel Bruera y solo se mostró con quien luego fuera designado como apoderado del espacio en representación de los gremios, Pedro Borgini.

Tampoco hubo menciones de otros miembros del PJ como el consejero del partido y tío de los hermanos Luis Lugones, el vicepresidente Omar Alegre; coordinador general del espacio, GuillermoGallegoGonzález; el secretario de Acción Social, Julio Lamarque. Desde la sede platense del partido, entre el sábado que fue la detención y este lunes, no se publicó un comunicado institucional repudiando el accionar judicial. Sólo se compartió un video de la movilización y un petitorio titulado "Basta de persecusión política a los militantes populares".

El ex diputado por el denarvaísmo y ex titular de AUBASA, Gonzalo Atanasof, tampoco se manifestó respecto a la investigación, pese a que fue funcional a Bruera cuando juntos encabezaron en La Plata la campaña presidencial de Daniel Scioli. Si bien en el último día del militante –celebrado el pasado 16 de noviembre- participó del acto organizado por la actual conducción del PJ, en el último tiempo se ha mostrado como una alternativa a esa línea.

La misma postura adoptó el ex senador Emilio López Muntaner, quien si bien ha tenido una postura crítica de Pablo Bruera, en momentos electorales se paró en su vereda y no dudó respaldar su gestión a la hora de medirse en las urnas.