X
Redacción 29/12/2016 12:36 PM

Lo que parecía ser una relación de plena sintonía entre el Gobierno nacional y el Ejecutivo neuquino comenzó a deteriorarse con la queja del presidente de la Nación, Mauricio Macri, en Villa Traful cuando planteó “la deuda histórica” del Movimiento Popular Neuquino (MPN) con la provincia. Enseguida, y en funciones de gobernador por la licencia de Omar Gutiérrez, Rolando Figueroa se descargó contra del primer mandatario nacional: “Si hay algo que no tiene (el MPN) es una deuda con la sociedad, quien tiene esa deuda es la Nación que durante años saqueó nuestros recursos”.

Las diferencias en el partido de gobierno provincial se exacerbaron en las últimas horas tras los incidentes en la paradisíaca localidad cordillerana. Figueroa, representante del ala peronista en el MPN, no dudó un segundo en marcar las antagónicas posturas que existen con su compañero de fórmula. Como describió Letra P, Gutiérrez es uno de los gobernadores de mayor cercanía a la Casa Rosada. Por redes sociales, "repudió" el escrache pero no emitió comentarios sobre los planteos contra su partido.

“Para hablar del MPN hay que saber de su historia, de su sentimiento, de sus banderas y ser respetuoso. Es un partido que se sostuvo en el tiempo, no en forma dictatorial o por pertenecer a una determinada clase social. Pertenecemos a un partido que es un movimiento, no salimos de timbreo los últimos días del año porque recorremos cada uno de los puestos de la Cordillera hace más de 50 años”, advirtió el vicegobernador. Macri, junto a funcionarios del gabinete provincial, se había despachado de manera contundente contra la fuerza que fue aliada al kirchnerismo en los mandatos de Jorge Sapag.  

“El Movimiento Popular Neuquino tiene una deuda con esta provincia, que es una de las que más recursos tuvo en la última década y no se ve la infraestructura acorde a todos los recursos que tuvieron. Se necesita recuperar el equilibrio presupuestario, con un fuerte componente de inversión en rutas y energía”, aseveró el jefe de Estado nacional. Antes, había planteado un claro entendimiento con Gutiérrez. “Hablaba con el gobernador (Omar Gutiérrez) hace unos días de que hemos puesto en marcha desde el Gobierno nacional más de 10.000 millones de pesos en obras y se han puesto en marcha reclamos históricos de la provincia”, comentó.

 

 

Neuquén: la crítica de Macri al MPN desata la interna entre Gutiérrez y su vicegobernador

Lo que parecía ser una relación de plena sintonía entre el Gobierno nacional y el Ejecutivo neuquino comenzó a deteriorarse con la queja del presidente de la Nación, Mauricio Macri, en Villa Traful cuando planteó “la deuda histórica” del Movimiento Popular Neuquino (MPN) con la provincia. Enseguida, y en funciones de gobernador por la licencia de Omar Gutiérrez, Rolando Figueroa se descargó contra del primer mandatario nacional: “Si hay algo que no tiene (el MPN) es una deuda con la sociedad, quien tiene esa deuda es la Nación que durante años saqueó nuestros recursos”.

Las diferencias en el partido de gobierno provincial se exacerbaron en las últimas horas tras los incidentes en la paradisíaca localidad cordillerana. Figueroa, representante del ala peronista en el MPN, no dudó un segundo en marcar las antagónicas posturas que existen con su compañero de fórmula. Como describió Letra P, Gutiérrez es uno de los gobernadores de mayor cercanía a la Casa Rosada. Por redes sociales, "repudió" el escrache pero no emitió comentarios sobre los planteos contra su partido.

“Para hablar del MPN hay que saber de su historia, de su sentimiento, de sus banderas y ser respetuoso. Es un partido que se sostuvo en el tiempo, no en forma dictatorial o por pertenecer a una determinada clase social. Pertenecemos a un partido que es un movimiento, no salimos de timbreo los últimos días del año porque recorremos cada uno de los puestos de la Cordillera hace más de 50 años”, advirtió el vicegobernador. Macri, junto a funcionarios del gabinete provincial, se había despachado de manera contundente contra la fuerza que fue aliada al kirchnerismo en los mandatos de Jorge Sapag.  

“El Movimiento Popular Neuquino tiene una deuda con esta provincia, que es una de las que más recursos tuvo en la última década y no se ve la infraestructura acorde a todos los recursos que tuvieron. Se necesita recuperar el equilibrio presupuestario, con un fuerte componente de inversión en rutas y energía”, aseveró el jefe de Estado nacional. Antes, había planteado un claro entendimiento con Gutiérrez. “Hablaba con el gobernador (Omar Gutiérrez) hace unos días de que hemos puesto en marcha desde el Gobierno nacional más de 10.000 millones de pesos en obras y se han puesto en marcha reclamos históricos de la provincia”, comentó.