X
Desde Villa La Angostura, el Presidente –quien fue sometido a dos operaciones este año- aseguró que “nunca está de vacaciones”. Reveló que le recomiendan “bajar el ritmo”.
Por 29/12/2016 11:27 AM

Un “exceso de preocupación por la gente”: ese fue el curioso diagnóstico que se autoimpuso el presidente Mauricio Macri desde Villa La Angostura, al referirse a las complicaciones de salud que sufrió este año, con dos intervenciones quirúrgicas.

Tras los piedrazos contra su camioneta en la previa de un acto en Villa Traful, Macri dio dos extensas entrevistas a Cadena 3 y radio Mitre, donde sostuvo que la salud le está “pasando factura”, debido a que “se obsesiona por hacer más cosas que la que el físico le permite” por un “exceso de preocupación por la gente”.

“Nunca estoy de vacaciones; la crítica más grande que me hacen amigos y equipo es que tendría que bajar el ritmo”, comentó el Presidente, y agregó: “Cuando uno siente tanta responsabilidad, lleva a que no haya vacaciones nunca, ni sábados ni domingos”.

A propósito de las agresiones registradas este miércoles –con siete personas detenidas y luego liberadas-, Macri dijo ser “parte responsable en exponerse”, pero sentenció: “No me resigno a que un grupo minoritario y violento me impida estar en contacto con los argentinos”.

El jefe de Estado tuvo dos intervenciones a lo largo del año. La primera fue en junio, cuando se operó la rodilla derecha de meniscos, mientras que la segunda fue la semana pasada, por una afección en la garganta. Antes, también había estado en observación por una arritmia, aunque no tuvo mayores complicaciones.

 

La salud de Macri sufre por un “exceso de preocupación por la gente”

Desde Villa La Angostura, el Presidente –quien fue sometido a dos operaciones este año- aseguró que “nunca está de vacaciones”. Reveló que le recomiendan “bajar el ritmo”.

Un “exceso de preocupación por la gente”: ese fue el curioso diagnóstico que se autoimpuso el presidente Mauricio Macri desde Villa La Angostura, al referirse a las complicaciones de salud que sufrió este año, con dos intervenciones quirúrgicas.

Tras los piedrazos contra su camioneta en la previa de un acto en Villa Traful, Macri dio dos extensas entrevistas a Cadena 3 y radio Mitre, donde sostuvo que la salud le está “pasando factura”, debido a que “se obsesiona por hacer más cosas que la que el físico le permite” por un “exceso de preocupación por la gente”.

“Nunca estoy de vacaciones; la crítica más grande que me hacen amigos y equipo es que tendría que bajar el ritmo”, comentó el Presidente, y agregó: “Cuando uno siente tanta responsabilidad, lleva a que no haya vacaciones nunca, ni sábados ni domingos”.

A propósito de las agresiones registradas este miércoles –con siete personas detenidas y luego liberadas-, Macri dijo ser “parte responsable en exponerse”, pero sentenció: “No me resigno a que un grupo minoritario y violento me impida estar en contacto con los argentinos”.

El jefe de Estado tuvo dos intervenciones a lo largo del año. La primera fue en junio, cuando se operó la rodilla derecha de meniscos, mientras que la segunda fue la semana pasada, por una afección en la garganta. Antes, también había estado en observación por una arritmia, aunque no tuvo mayores complicaciones.