X

Felipe Miguel: “Macri pidió que hagamos en cuatro años lo que él hizo en ocho”

En diálogo con Letra P, el jefe de Gabinete de Rodríguez Larreta analiza el primer año de gestión de la Ciudad, evita definiciones sobre el 2017 y advierte que no hay preocupación en torno a Lousteau.
Por 25/12/2016 10:26 AM

Una vez que Horacio Rodríguez Larreta triunfó en el ballotage porteño del 2015, Felipe Miguel sonaba como una figura “clave” del entorno del ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri que integraría el nuevo plantel de ministros. Por esas horas, peleaba con Franco Moccia y Eduardo Macchiavelli  por el rol de ministro coordinador, el cual aceptó por pedido del alcalde.

Cultor del perfil bajo, Miguel cumple un año como jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, el cargo que ocupó Larreta durante ocho años y con el que construyó su identidad y su liderazgo dentro del PRO. Sostiene que Macri “puso la vara muy alta”, pero su jefe político hizo lo propio. El actual jefe de Gobierno construyó un poder inconmensurable desde ese puesto, marcaba el tiempo de la gestión y generó un vínculo estrechísimo con ministros, funcionarios, legisladores, operadores y hasta con la oposición. Con ese pasado reciente, este abogado que desfiló por el G25 -un think-tank PRO- busca consolidar su rol, pero se aleja de las definiciones políticas y de la rosca, otra característica, aunque siempre oculta, de Rodríguez Larreta.

 

BIO. De profesión abogado, casado, cuatro hijos, es un producto típicamente PRO. Llegó a la función pública desde la gestión de la enseñanza superior privada, extraído de ese mundo por el think tank macrista G25, creado por Rodriguez Larreta y el ministro de Educación, Esteban Bullrich, para nutrir de cuadros políticos y técnicos al partido gobernante. Primero fue jefe de asesores del ahora alcalde porteño y saltó a la jefatura de Gabinete el 10 de diciembre pasado. El jefe de Gobierno lo consideró el más político de los tres candidatos que tenía para ese puesto -los otros dos, los actuales ministros Franco Moccia y Eduardo Macchiavelli. Un dato no menor para un soldado macrista: es "bostero desde la cuna", según se define.

 

Enfocado en la gestión, Miguel advierte que la única preocupación del gobierno es mantener el vínculo con los porteños y que el 2016 no fue un año para pensar en política. Mientras el resto de la oposición porteña empieza a deslindar el camino que recorrerá para competir en las elecciones legislativas del 2017, Miguel se sincera: “No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales”.

Tampoco muestra preocupación cuando se le consulta por la posibilidad de que el embajador argentino ante Estados Unidos, Martín Lousteau, se presente en los comicios. “A nosotros nos preocupa hacer bien nuestro trabajo, hacer bien nuestro gobierno y no nos preocupa que otros candidatos puedan presentarse”, afirma.

 

 

-¿Cómo evalúa el primer año de gestión de Horacio Rodríguez Larreta?

Positivamente. En un primer año de gobierno se hicieron muchísimas cosas. Se establecieron las bases para los cuatro años de gobierno y se definió un plan muy ambicioso, muy transformador y que ya lo empezamos a ejecutar desde muchos aspectos. Algunas cosas no se empiezan a ver el impacto y los resultados en el cortísimo plazo, como es el caso en que uno necesita una ley o hacer pliegos para una licitación… Pero en otros casos ya se empiezan a ver las decisiones que se tomaron. Estoy muy entusiasmado con el equipo que formamos y el plan de gobierno que pusimos en marcha.

-¿Qué quedó pendiente? ¿Qué obras se van a ver en 2017?

De todo. El plan incluye ejes como la integración social y urbana, que es uno de los ejes distintivos del gobierno de Horacio y estamos empezando la transformación que se va hacer en el barrio 31. Va a ser emblemática y muy significativa para los vecinos del barrio, porque el foco está puesto en la gente. Lo mismo con el traspaso de la Policía, son hechos históricos y, en el caso de la seguridad, se trata de un hecho que nos da las herramientas para hacernos cargo de la seguridad de los vecinos de la Ciudad de manera integral.

 

"Teníamos una expectativa de poder contar a nivel nacional con un sistema (electoral) más transparente, más ágil, con el que pudimos contar en la Ciudad, pero somos optimistas de que eso va a terminar sucediendo."

-¿Qué tendrá de diferente la gestión de Larreta de la de Macri?

La vara es alta. Por lo que fue el gobierno de Mauricio, pero además es alta porque nos pidió que en cuatro años hagamos lo que él hizo en ocho. Nos subió más la vara todavía. Igualmente, creo que siempre hay espacio para seguir haciendo cosas. Los ejes de Horacio tienen que ver con cosas que durante el gobierno de Mauricio no se pudieron encarar porque no existía una buena relación con el gobierno nacional. Si vos te fijas no se pudo encarar un proyecto trascendental como la que tiene la integración del barrio 31 porque no se podía tener una buena relación con el gobierno nacional y hacerlo de manera conjunta. Lo mismo con la policía. Durante ocho años Mauricio pidió que le transfirieran la parte de la Federal que le correspondía a la Ciudad y no se logró.

En parte tiene que ver con esta dinámica entre Nación y Ciudad y también con el sueño de Horacio de integrar las villas como barrios de la Ciudad. Es un sueño que lo está poniendo en los planes de su gobierno. Creo que vamos a poder poner el foco en otras obras. Mauricio hizo el entubamiento del Arroyo Maldonado, nosotros ya estamos planificando obras grandes como el Paseo del Bajo y la Villa Olímpica. Estamos poniendo mucho énfasis en lo que nosotros llamamos escala humana, que es hacer la Ciudad para la gente, priorizando transporte público y espacios verdes.

-¿Qué obras van a estar terminadas en 2017?

Muchísimas obras como las que se ven hoy en la Ciudad que se están desarrollando en términos de parques, plazas. Vamos a ser unas de las primeras ciudades del mundo en tener 100 por ciento alumbrado LED en la Ciudad. Se están haciendo rampas en todas las esquinas de la Ciudad. De las obras grandes llevan más de un año, como Paseo del Bajo. En términos de integración de los barrios se van a ver muchísimas obras, pero no van a estar terminadas. La nueva traza de la Illia se inicia el año próximo. Muchas de esas obras se extienden en su ejecución hasta el 2018.

 

"Los ejes de Horacio tienen que ver con cosas que durante el gobierno de Mauricio no se pudieron encarar porque no existía una buena relación con el gobierno nacional."

-¿Las elecciones del 2017 en la Ciudad van a seguir desdobladas de las nacionales o estudian unificar?

Todavía no está decidido. Teníamos una expectativa de poder contar a nivel nacional con un sistema más transparente, más ágil, con el que pudimos contar en la Ciudad, pero somos optimistas de que eso va a terminar sucediendo porque es una demanda de la gente y es muy bueno para la gente. Pero si no termina de hacer realidad para las próximas elecciones vamos a ver cómo votamos en la Ciudad, pero todavía no tomamos una decisión.

-¿Cuál sería la ventaja de mantener el esquema desdoblado o decidir unificar?

La ventaja que tenemos es la oportunidad que nos dio la gente de trabajar y de estar acá en el gobierno. Y es la mejor campaña que podemos hacer.

-La Reforma Política que propone el Gobierno nacional no prosperó este año y difícilmente lo haga en 2017… Tampoco se avanzó con el Código Electoral propio de la Ciudad… ¿Con qué sistema de votación se harán las elecciones?

Son muchas las alternativas. Si van juntas o desdoblas. Si van juntas y pedís que igualmente en la misma fecha se puedan usar dos sistemas. La verdad es que hay un sinnúmero de opciones.

-¿Se baraja la opción de que el mismo día la Ciudad vote con dos sistemas distintos?

No se está barajando ninguna todavía.

-¿Tan tranquilos están que no piensan en 2017 todavía?

Honestamente, estamos pensando en 2017 porque el 3 de enero debiera empezar la obra del Paseo del Bajo y el 1 arranca la nueva Policía de la Ciudad. Honestamente estamos pensando en el 2017 con esa óptica. Nuestra mejor herramienta de campaña es seguir trabajando para la gente y seguir transformando la Ciudad para que la gente viva mejor, la pueda transitar mejor, pueda seguir mejorando los estándares de salud.

-¿Cómo ve el panorama político de la Ciudad?

No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales. Honestamente. No estamos dedicándole tiempo a eso porque se lo estamos dedicando a otra cosa. Si se lo dedicamos a la política no se lo podemos dedicar a nuestro plan de trabajo, de gobierno y de gestión, que es nuestra prioridad número uno.

-A principio de año usted declaró que trabajaría para que exista la Coalición Cambiemos en la Ciudad ¿Se mantiene esa idea en el gobierno de Larreta?

Lo hicimos y seguimos trabajando leyes en conjunto. En la Legislatura lo demostramos: hay leyes que sacamos juntos con el apoyo de los otros espacios que conforman Cambiemos. Si se termina de conformar o no, lo veremos a lo largo del 2017.

-¿Puede haber un entendimiento con la Coalición Cívica y no con la Unión Cívica Radical? ¿Es posible una especie de Cambiemos porteño sin el radicalismo?

Nosotros estamos abiertos a todo tipo de diálogo. La verdad es que votar juntos o no en algún proyecto tiene  más que ver con los proyectos que con las alineaciones políticas. En muchos casos nos acompaña un espacio, a veces otros. Hay casos en que dentro de un mismo espacio nos han acompañado algunos legisladores y otros no.

-¿La candidata a diputada nacional por la Ciudad de Larreta para el 2017 es Elisa Carrió?

(Piensa) Yo prefiero todavía enfocarme en los temas de gestión antes que de candidatos, que todavía falta muchísimo.

 

"No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales."

-¿Le preocupa al larretismo que Martín Lousteau compita en 2017 en la ciudad ?

Para nada. Porque es parte del juego democrático si decide presentarse. También hay muchísimas opciones respecto de qué decide él hacer. A nosotros nos preocupa hacer bien nuestro trabajo, hacer bien nuestro gobierno y no nos preocupa que otros candidatos puedan presentarse.

-Este año la Legislatura aprobó más de 40 leyes que pidió Larreta para su gestión ¿Qué balance hace del año parlamentario?

Hago un muy buen balance. Creo que en la Legislatura se demostró una vez más que es un ámbito de diálogo de los distintos espacios políticos y dónde, a pesar de no tener mayoría, se pueden lograr consensos de proyectos que promueve el Ejecutivo, otros legisladores que no están en el gobierno. Todo se discute y se llegar a buenas alternativas de leyes. Se discuten con un alto grado de madurez y constructividad.

 

 

-Larreta fue un jefe de Gabinete muy cercano a los diputados PRO ¿Cómo es su relación con el bloque de legisladores oficialistas?

Tengo un enorme respeto y orgullo, además de la amistad y excelente relación que tengo con ellos. Me junto con todos ellos una vez cada dos meses. Charlamos de los proyectos que tienen en carpeta, compartimos información sobre obras y sus ejecuciones. Han hecho un trabajo enorme porque tuvieron una demanda importante y estuvieron a la altura.

-¿Por qué se pospuso el traspaso de la Justicia ordinaria a la Ciudad?

Son acuerdos complejos y son materias complejas. Llegar a un buen acuerdo demanda un ejercicio de reflexión, de ida y vuelta, de desafío de argumentos y escenarios. Mi opinión es que le falta un poco de tiempo a todo ese análisis para llegar al mejor acuerdo posible, pero la vocación por reforzar el proceso de autonomía de la Ciudad sigue intacta.

-Resta el traspaso del puerto, también…

Es otro de los temas que hacen a la Ciudad de Buenos Aires, pero que tiene otras complejidades y otros tiempos.

-Se trabajó todo el año la creación de un Código Electoral porteño, parecía que se presentaba la ley pero nunca llegó ¿En qué quedó esa iniciativa?

Está muy avanzado. No lo puedo garantizar aún, pero es posible que entre a la Legislatura antes de fin de año, pero está muy avanzado y es una de las posibilidades.

-¿Llamarían a sesiones extraordinarias para que la Legislatura porteña lo vote?

Eso no lo discutimos ahora. No está definido.

-¿La idea es aplicarlo en 2017?

Tiene sus tiempos la discusión de un código de estas características, es un código relevante. Dependerá de los tiempos legislativos y de la posibilidad en el tiempo de aplicación de algunas de las reformas que apruebe la Legislatura respecto del nuevo Código Electoral.

Felipe Miguel: “Macri pidió que hagamos en cuatro años lo que él hizo en ocho”

En diálogo con Letra P, el jefe de Gabinete de Rodríguez Larreta analiza el primer año de gestión de la Ciudad, evita definiciones sobre el 2017 y advierte que no hay preocupación en torno a Lousteau.

Una vez que Horacio Rodríguez Larreta triunfó en el ballotage porteño del 2015, Felipe Miguel sonaba como una figura “clave” del entorno del ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri que integraría el nuevo plantel de ministros. Por esas horas, peleaba con Franco Moccia y Eduardo Macchiavelli  por el rol de ministro coordinador, el cual aceptó por pedido del alcalde.

Cultor del perfil bajo, Miguel cumple un año como jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, el cargo que ocupó Larreta durante ocho años y con el que construyó su identidad y su liderazgo dentro del PRO. Sostiene que Macri “puso la vara muy alta”, pero su jefe político hizo lo propio. El actual jefe de Gobierno construyó un poder inconmensurable desde ese puesto, marcaba el tiempo de la gestión y generó un vínculo estrechísimo con ministros, funcionarios, legisladores, operadores y hasta con la oposición. Con ese pasado reciente, este abogado que desfiló por el G25 -un think-tank PRO- busca consolidar su rol, pero se aleja de las definiciones políticas y de la rosca, otra característica, aunque siempre oculta, de Rodríguez Larreta.

 

BIO. De profesión abogado, casado, cuatro hijos, es un producto típicamente PRO. Llegó a la función pública desde la gestión de la enseñanza superior privada, extraído de ese mundo por el think tank macrista G25, creado por Rodriguez Larreta y el ministro de Educación, Esteban Bullrich, para nutrir de cuadros políticos y técnicos al partido gobernante. Primero fue jefe de asesores del ahora alcalde porteño y saltó a la jefatura de Gabinete el 10 de diciembre pasado. El jefe de Gobierno lo consideró el más político de los tres candidatos que tenía para ese puesto -los otros dos, los actuales ministros Franco Moccia y Eduardo Macchiavelli. Un dato no menor para un soldado macrista: es "bostero desde la cuna", según se define.

 

Enfocado en la gestión, Miguel advierte que la única preocupación del gobierno es mantener el vínculo con los porteños y que el 2016 no fue un año para pensar en política. Mientras el resto de la oposición porteña empieza a deslindar el camino que recorrerá para competir en las elecciones legislativas del 2017, Miguel se sincera: “No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales”.

Tampoco muestra preocupación cuando se le consulta por la posibilidad de que el embajador argentino ante Estados Unidos, Martín Lousteau, se presente en los comicios. “A nosotros nos preocupa hacer bien nuestro trabajo, hacer bien nuestro gobierno y no nos preocupa que otros candidatos puedan presentarse”, afirma.

 

 

-¿Cómo evalúa el primer año de gestión de Horacio Rodríguez Larreta?

Positivamente. En un primer año de gobierno se hicieron muchísimas cosas. Se establecieron las bases para los cuatro años de gobierno y se definió un plan muy ambicioso, muy transformador y que ya lo empezamos a ejecutar desde muchos aspectos. Algunas cosas no se empiezan a ver el impacto y los resultados en el cortísimo plazo, como es el caso en que uno necesita una ley o hacer pliegos para una licitación… Pero en otros casos ya se empiezan a ver las decisiones que se tomaron. Estoy muy entusiasmado con el equipo que formamos y el plan de gobierno que pusimos en marcha.

-¿Qué quedó pendiente? ¿Qué obras se van a ver en 2017?

De todo. El plan incluye ejes como la integración social y urbana, que es uno de los ejes distintivos del gobierno de Horacio y estamos empezando la transformación que se va hacer en el barrio 31. Va a ser emblemática y muy significativa para los vecinos del barrio, porque el foco está puesto en la gente. Lo mismo con el traspaso de la Policía, son hechos históricos y, en el caso de la seguridad, se trata de un hecho que nos da las herramientas para hacernos cargo de la seguridad de los vecinos de la Ciudad de manera integral.

 

"Teníamos una expectativa de poder contar a nivel nacional con un sistema (electoral) más transparente, más ágil, con el que pudimos contar en la Ciudad, pero somos optimistas de que eso va a terminar sucediendo."

-¿Qué tendrá de diferente la gestión de Larreta de la de Macri?

La vara es alta. Por lo que fue el gobierno de Mauricio, pero además es alta porque nos pidió que en cuatro años hagamos lo que él hizo en ocho. Nos subió más la vara todavía. Igualmente, creo que siempre hay espacio para seguir haciendo cosas. Los ejes de Horacio tienen que ver con cosas que durante el gobierno de Mauricio no se pudieron encarar porque no existía una buena relación con el gobierno nacional. Si vos te fijas no se pudo encarar un proyecto trascendental como la que tiene la integración del barrio 31 porque no se podía tener una buena relación con el gobierno nacional y hacerlo de manera conjunta. Lo mismo con la policía. Durante ocho años Mauricio pidió que le transfirieran la parte de la Federal que le correspondía a la Ciudad y no se logró.

En parte tiene que ver con esta dinámica entre Nación y Ciudad y también con el sueño de Horacio de integrar las villas como barrios de la Ciudad. Es un sueño que lo está poniendo en los planes de su gobierno. Creo que vamos a poder poner el foco en otras obras. Mauricio hizo el entubamiento del Arroyo Maldonado, nosotros ya estamos planificando obras grandes como el Paseo del Bajo y la Villa Olímpica. Estamos poniendo mucho énfasis en lo que nosotros llamamos escala humana, que es hacer la Ciudad para la gente, priorizando transporte público y espacios verdes.

-¿Qué obras van a estar terminadas en 2017?

Muchísimas obras como las que se ven hoy en la Ciudad que se están desarrollando en términos de parques, plazas. Vamos a ser unas de las primeras ciudades del mundo en tener 100 por ciento alumbrado LED en la Ciudad. Se están haciendo rampas en todas las esquinas de la Ciudad. De las obras grandes llevan más de un año, como Paseo del Bajo. En términos de integración de los barrios se van a ver muchísimas obras, pero no van a estar terminadas. La nueva traza de la Illia se inicia el año próximo. Muchas de esas obras se extienden en su ejecución hasta el 2018.

 

"Los ejes de Horacio tienen que ver con cosas que durante el gobierno de Mauricio no se pudieron encarar porque no existía una buena relación con el gobierno nacional."

-¿Las elecciones del 2017 en la Ciudad van a seguir desdobladas de las nacionales o estudian unificar?

Todavía no está decidido. Teníamos una expectativa de poder contar a nivel nacional con un sistema más transparente, más ágil, con el que pudimos contar en la Ciudad, pero somos optimistas de que eso va a terminar sucediendo porque es una demanda de la gente y es muy bueno para la gente. Pero si no termina de hacer realidad para las próximas elecciones vamos a ver cómo votamos en la Ciudad, pero todavía no tomamos una decisión.

-¿Cuál sería la ventaja de mantener el esquema desdoblado o decidir unificar?

La ventaja que tenemos es la oportunidad que nos dio la gente de trabajar y de estar acá en el gobierno. Y es la mejor campaña que podemos hacer.

-La Reforma Política que propone el Gobierno nacional no prosperó este año y difícilmente lo haga en 2017… Tampoco se avanzó con el Código Electoral propio de la Ciudad… ¿Con qué sistema de votación se harán las elecciones?

Son muchas las alternativas. Si van juntas o desdoblas. Si van juntas y pedís que igualmente en la misma fecha se puedan usar dos sistemas. La verdad es que hay un sinnúmero de opciones.

-¿Se baraja la opción de que el mismo día la Ciudad vote con dos sistemas distintos?

No se está barajando ninguna todavía.

-¿Tan tranquilos están que no piensan en 2017 todavía?

Honestamente, estamos pensando en 2017 porque el 3 de enero debiera empezar la obra del Paseo del Bajo y el 1 arranca la nueva Policía de la Ciudad. Honestamente estamos pensando en el 2017 con esa óptica. Nuestra mejor herramienta de campaña es seguir trabajando para la gente y seguir transformando la Ciudad para que la gente viva mejor, la pueda transitar mejor, pueda seguir mejorando los estándares de salud.

-¿Cómo ve el panorama político de la Ciudad?

No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales. Honestamente. No estamos dedicándole tiempo a eso porque se lo estamos dedicando a otra cosa. Si se lo dedicamos a la política no se lo podemos dedicar a nuestro plan de trabajo, de gobierno y de gestión, que es nuestra prioridad número uno.

-A principio de año usted declaró que trabajaría para que exista la Coalición Cambiemos en la Ciudad ¿Se mantiene esa idea en el gobierno de Larreta?

Lo hicimos y seguimos trabajando leyes en conjunto. En la Legislatura lo demostramos: hay leyes que sacamos juntos con el apoyo de los otros espacios que conforman Cambiemos. Si se termina de conformar o no, lo veremos a lo largo del 2017.

-¿Puede haber un entendimiento con la Coalición Cívica y no con la Unión Cívica Radical? ¿Es posible una especie de Cambiemos porteño sin el radicalismo?

Nosotros estamos abiertos a todo tipo de diálogo. La verdad es que votar juntos o no en algún proyecto tiene  más que ver con los proyectos que con las alineaciones políticas. En muchos casos nos acompaña un espacio, a veces otros. Hay casos en que dentro de un mismo espacio nos han acompañado algunos legisladores y otros no.

-¿La candidata a diputada nacional por la Ciudad de Larreta para el 2017 es Elisa Carrió?

(Piensa) Yo prefiero todavía enfocarme en los temas de gestión antes que de candidatos, que todavía falta muchísimo.

 

"No nos estamos ocupando del 2017 en términos electorales."

-¿Le preocupa al larretismo que Martín Lousteau compita en 2017 en la ciudad ?

Para nada. Porque es parte del juego democrático si decide presentarse. También hay muchísimas opciones respecto de qué decide él hacer. A nosotros nos preocupa hacer bien nuestro trabajo, hacer bien nuestro gobierno y no nos preocupa que otros candidatos puedan presentarse.

-Este año la Legislatura aprobó más de 40 leyes que pidió Larreta para su gestión ¿Qué balance hace del año parlamentario?

Hago un muy buen balance. Creo que en la Legislatura se demostró una vez más que es un ámbito de diálogo de los distintos espacios políticos y dónde, a pesar de no tener mayoría, se pueden lograr consensos de proyectos que promueve el Ejecutivo, otros legisladores que no están en el gobierno. Todo se discute y se llegar a buenas alternativas de leyes. Se discuten con un alto grado de madurez y constructividad.

 

 

-Larreta fue un jefe de Gabinete muy cercano a los diputados PRO ¿Cómo es su relación con el bloque de legisladores oficialistas?

Tengo un enorme respeto y orgullo, además de la amistad y excelente relación que tengo con ellos. Me junto con todos ellos una vez cada dos meses. Charlamos de los proyectos que tienen en carpeta, compartimos información sobre obras y sus ejecuciones. Han hecho un trabajo enorme porque tuvieron una demanda importante y estuvieron a la altura.

-¿Por qué se pospuso el traspaso de la Justicia ordinaria a la Ciudad?

Son acuerdos complejos y son materias complejas. Llegar a un buen acuerdo demanda un ejercicio de reflexión, de ida y vuelta, de desafío de argumentos y escenarios. Mi opinión es que le falta un poco de tiempo a todo ese análisis para llegar al mejor acuerdo posible, pero la vocación por reforzar el proceso de autonomía de la Ciudad sigue intacta.

-Resta el traspaso del puerto, también…

Es otro de los temas que hacen a la Ciudad de Buenos Aires, pero que tiene otras complejidades y otros tiempos.

-Se trabajó todo el año la creación de un Código Electoral porteño, parecía que se presentaba la ley pero nunca llegó ¿En qué quedó esa iniciativa?

Está muy avanzado. No lo puedo garantizar aún, pero es posible que entre a la Legislatura antes de fin de año, pero está muy avanzado y es una de las posibilidades.

-¿Llamarían a sesiones extraordinarias para que la Legislatura porteña lo vote?

Eso no lo discutimos ahora. No está definido.

-¿La idea es aplicarlo en 2017?

Tiene sus tiempos la discusión de un código de estas características, es un código relevante. Dependerá de los tiempos legislativos y de la posibilidad en el tiempo de aplicación de algunas de las reformas que apruebe la Legislatura respecto del nuevo Código Electoral.