X
El oficialismo logró cerrar el año con la aprobación del proyecto que acordó con la CGT y los gobernadores. Tuvo el apoyo mayoritario de los bloques. El FPV quiso insistir con el texto anterior
Por 22/12/2016 04:58 PM

El oficialismo logró cerrar el año legislativo con la sanción de la nueva ley de Ganancias, que acordó con los gremios y los gobernadores. Con la ausencia del kirchnerismo, que propuso insisitr con el texto que había votado la oposición en Diputados el 6 de diciembre y luego se retiró del recinto, el proyecto obtuvo el apoyo mayoritarios de los bloques. 
“Encontramos que éste era el punto posible, no el que queríamos alcanzar”, definió uno de los líderes de la CGT y diputado Héctor Daer, al explicar los alcances del proyecto que fue consensuado por la central sindical y el Gobierno y aprobado por el Senado ayer por la tarde. Daer remarcó que si bien la CGT cree que “ningún trabajador enmarcado en un convenio colectivo de trabajo debe pagar” este tributo, “la realidad la marcan los hechos”. El diputado del Frente Renovador remarcó, además, que la ley se pudo discutir “gracias al dictamen” que votó toda la oposición el 6 de diciembre en Diputados, y que forzó al oficialismo a consensuar un proyecto. “Los senadores dieron la posibilidad de discutirlo pero le pusieron un coto al tiempo. Y el Poder Ejecutivo reconoció que había que discutir y que se había equivocado”, subrayó. 
En sintonía, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, pidió reflexionar sobre el proceso que llevó a la aprobación de la ley, “después de haber votado un proyecto que tuvo el consenso de todo el arco opositor” y señaló que estaba claro “que el oficialismo no estaba dispuesto a tratar Ganancias este año”. El diputado también lamentó las duras expresiones del Poder Ejecutivo sobre los opositores que votaron aquel proyecto, a los que había calificado como "irresponsables": 
“Este proyecto viene a reparar las profundas inequidades y distorsiones que se fueron generando en los últimos años que implicaron subirle los impuestos  a los trabajadores sin pasar por el Congreso nacional”, dijo Luciano Laspina, miembro informante del oficialismo. El diputado santafesino remarcó que “este es el primer Gobierno y el primer Parlamento que le baja el impuesto a los trabajadores en los últimos 20 años” y aseguró que “la CGT no come vidrio”, en referencia al apoyo del movimiento obrero al proyecto. 
El debate del dictamen de mayoría se inició cerca de las 14, con la ausencia del kirchnerismo, que se retiró del recinto luego de que fracasara su propuesta de tratar en primer término el proyecto que había sido votado por todo el arco opositor el 6 de diciembre. “Nos retiramos del recinto ratificando la decisión de apoyar el proyecto de ganancias votado en Diputados la semana pasada”, dijeron en el bloque que conduce Héctor Recalde. 
En las bancas quedaron varios ex integrantes del bloque Frente para la Victoria: los misioneros Maurice Closs, Silvia Risko y Jorge Franco, del bloque Frente para la Concordia Misionero, y los diputados del Movimiento Evita. A favor del proyecto también votaron los diputados del Frente para la Victoria José Luis Gioja, Sandra Castro y Ramón Tovares (San Juan), y Miriam Gallardo (Tucumán). El resto del bloque se ausentó.  El miércoles, en el Senado, la bancada del PJ-Frente para la Victoria. se había dividido entre quienes apoyaron, se abstuvieron y votaron en contra. 
“Respeto a todos mis compañeros que hoy no están y que han decidido no estar. Actúo en nombre de los intereses del pueblo de San Juan”, explicó Gioja, que aseguró que “los técnicos” sanjuaninos aseguraron que el proyecto es mejor que el que había enviado originalmente el Poder Ejecutivo.
La votación cerró con 167 votos afirmativos, 4 negativos (del Frente de Izquierda) y 3 abstenciones, corespondientes a los diputados de San Luis, que se pronunciaron en línea con la actitud que tuvieron en el Senado Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso

 

Con los K fuera del recinto, Diputados sancionó la nueva ley de Ganancias

El oficialismo logró cerrar el año con la aprobación del proyecto que acordó con la CGT y los gobernadores. Tuvo el apoyo mayoritario de los bloques. El FPV quiso insistir con el texto anterior

El oficialismo logró cerrar el año legislativo con la sanción de la nueva ley de Ganancias, que acordó con los gremios y los gobernadores. Con la ausencia del kirchnerismo, que propuso insisitr con el texto que había votado la oposición en Diputados el 6 de diciembre y luego se retiró del recinto, el proyecto obtuvo el apoyo mayoritarios de los bloques. 
“Encontramos que éste era el punto posible, no el que queríamos alcanzar”, definió uno de los líderes de la CGT y diputado Héctor Daer, al explicar los alcances del proyecto que fue consensuado por la central sindical y el Gobierno y aprobado por el Senado ayer por la tarde. Daer remarcó que si bien la CGT cree que “ningún trabajador enmarcado en un convenio colectivo de trabajo debe pagar” este tributo, “la realidad la marcan los hechos”. El diputado del Frente Renovador remarcó, además, que la ley se pudo discutir “gracias al dictamen” que votó toda la oposición el 6 de diciembre en Diputados, y que forzó al oficialismo a consensuar un proyecto. “Los senadores dieron la posibilidad de discutirlo pero le pusieron un coto al tiempo. Y el Poder Ejecutivo reconoció que había que discutir y que se había equivocado”, subrayó. 
En sintonía, el presidente del bloque Justicialista, Oscar Romero, pidió reflexionar sobre el proceso que llevó a la aprobación de la ley, “después de haber votado un proyecto que tuvo el consenso de todo el arco opositor” y señaló que estaba claro “que el oficialismo no estaba dispuesto a tratar Ganancias este año”. El diputado también lamentó las duras expresiones del Poder Ejecutivo sobre los opositores que votaron aquel proyecto, a los que había calificado como "irresponsables": 
“Este proyecto viene a reparar las profundas inequidades y distorsiones que se fueron generando en los últimos años que implicaron subirle los impuestos  a los trabajadores sin pasar por el Congreso nacional”, dijo Luciano Laspina, miembro informante del oficialismo. El diputado santafesino remarcó que “este es el primer Gobierno y el primer Parlamento que le baja el impuesto a los trabajadores en los últimos 20 años” y aseguró que “la CGT no come vidrio”, en referencia al apoyo del movimiento obrero al proyecto. 
El debate del dictamen de mayoría se inició cerca de las 14, con la ausencia del kirchnerismo, que se retiró del recinto luego de que fracasara su propuesta de tratar en primer término el proyecto que había sido votado por todo el arco opositor el 6 de diciembre. “Nos retiramos del recinto ratificando la decisión de apoyar el proyecto de ganancias votado en Diputados la semana pasada”, dijeron en el bloque que conduce Héctor Recalde. 
En las bancas quedaron varios ex integrantes del bloque Frente para la Victoria: los misioneros Maurice Closs, Silvia Risko y Jorge Franco, del bloque Frente para la Concordia Misionero, y los diputados del Movimiento Evita. A favor del proyecto también votaron los diputados del Frente para la Victoria José Luis Gioja, Sandra Castro y Ramón Tovares (San Juan), y Miriam Gallardo (Tucumán). El resto del bloque se ausentó.  El miércoles, en el Senado, la bancada del PJ-Frente para la Victoria. se había dividido entre quienes apoyaron, se abstuvieron y votaron en contra. 
“Respeto a todos mis compañeros que hoy no están y que han decidido no estar. Actúo en nombre de los intereses del pueblo de San Juan”, explicó Gioja, que aseguró que “los técnicos” sanjuaninos aseguraron que el proyecto es mejor que el que había enviado originalmente el Poder Ejecutivo.
La votación cerró con 167 votos afirmativos, 4 negativos (del Frente de Izquierda) y 3 abstenciones, corespondientes a los diputados de San Luis, que se pronunciaron en línea con la actitud que tuvieron en el Senado Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso