X
SECCIONES
01.12.2016

Calzado: a un mes de terminar el año, ya se importó todo lo acordado con el Gobierno

Con 30 días restantes, los ingresos de zapatos y zapatillas ya rozan los 24 millones que Industria acordó con la Cámara del Calzado para el 2016. Dudas sobre una compra de botas de seguridad.

Según cifras que tiene en elaboración la Cámara del Calzado, los topes de importaciones que el Gobierno acordó con el sector ya se alcanzaron, cuando aún queda un mes para culminar 2016. Luego de una reunión entre el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y Alberto Sellaro, el titular de la cámara sectorial, se había puesto como límite el ingreso de 24 millones de pares para este año y la misma cifra para el 2017, unos 2 millones de pares más que en 2015. Fuentes del sector aseguraron a Letra P que “quizás se cumpla el acuerdo, pero para eso no debería entrar nada importado en todo el mes”.

Junto a los textiles, la industria del calzado es la más golpeada por la caída en las ventas, hoy en el orden del 30%. Siendo las zapatillas y calzado deportivo los productos que más se importan del exterior. El ingreso de producto que preocupa tiene un caso paradigmático que las empresas están mirando e investigando: la presunta importación de 120 mil pares de botas para las Fuerzas de Seguridad. Una triangulación que se habría hecho vía Malasia, de un producto que antes fabricaba una planta en la provincia de San Juan. En el sector preguntan a diario qué parte del Estado hizo la compra. En general, cuando vienen desde Malasia es para evitar los aranceles elevados que en Argentina pagan los calzados que se importan desde China. Lo llamativo en esta presunta maniobra es que el que importa es el propio Estado.

Para los empresarios, a esta altura de la situación, las importaciones ya dejaron de ser un problema de acumulación de Declaraciones Juradas heredadas del Gobierno K. De hecho, cuentan en los pasillos de la Unión Industrial Argentina (UIA), algunas curiosidades: la llegada de vinos de Sudáfrica, un país que tiene poca injerencia como productor. Y lo más preocupante, la importación del 80% de los libros de texto que se venden en el país.

Letra P no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Calzado: a un mes de terminar el año, ya se importó todo lo acordado con el Gobierno

Con 30 días restantes, los ingresos de zapatos y zapatillas ya rozan los 24 millones que Industria acordó con la Cámara del Calzado para el 2016. Dudas sobre una compra de botas de seguridad.

Según cifras que tiene en elaboración la Cámara del Calzado, los topes de importaciones que el Gobierno acordó con el sector ya se alcanzaron, cuando aún queda un mes para culminar 2016. Luego de una reunión entre el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y Alberto Sellaro, el titular de la cámara sectorial, se había puesto como límite el ingreso de 24 millones de pares para este año y la misma cifra para el 2017, unos 2 millones de pares más que en 2015. Fuentes del sector aseguraron a Letra P que “quizás se cumpla el acuerdo, pero para eso no debería entrar nada importado en todo el mes”.

Junto a los textiles, la industria del calzado es la más golpeada por la caída en las ventas, hoy en el orden del 30%. Siendo las zapatillas y calzado deportivo los productos que más se importan del exterior. El ingreso de producto que preocupa tiene un caso paradigmático que las empresas están mirando e investigando: la presunta importación de 120 mil pares de botas para las Fuerzas de Seguridad. Una triangulación que se habría hecho vía Malasia, de un producto que antes fabricaba una planta en la provincia de San Juan. En el sector preguntan a diario qué parte del Estado hizo la compra. En general, cuando vienen desde Malasia es para evitar los aranceles elevados que en Argentina pagan los calzados que se importan desde China. Lo llamativo en esta presunta maniobra es que el que importa es el propio Estado.

Para los empresarios, a esta altura de la situación, las importaciones ya dejaron de ser un problema de acumulación de Declaraciones Juradas heredadas del Gobierno K. De hecho, cuentan en los pasillos de la Unión Industrial Argentina (UIA), algunas curiosidades: la llegada de vinos de Sudáfrica, un país que tiene poca injerencia como productor. Y lo más preocupante, la importación del 80% de los libros de texto que se venden en el país.