X
En Casa Rosada confirmaron que hay tratativas con una empresa estatal de Río Negro. No descartan aportes "de las Fuerzas Armadas" en materia de encriptación. Silencio de MSA, la empresa inventora.
Por 07/11/2016 05:10 PM

En reserva, la administración de Mauricio Macri diseña una salida para superar el debate, por ahora empantanado, sobre la aplicación de la Boleta Única Electrónica (BUE), corazón de la reforma electoral que promueve el Ejecutivo. El proyecto de ley que establece la aplicación de ese instrumento para el sufragio fue aprobado por la Cámara de Diputados el 20 de octubre, pero podría quedar frenado en el Senado tras la negativa presidencial de acceder a cambios sustanciales que reclama la oposición, como aplicar una boleta electrónica sin chip. La solución oficial, que podría entrampar aún más la discusión, consiste en el diseño de un nuevo prototipo de máquina creada y fabricada por el Estado nacional. El proceso fue confirmado a Letra P por fuentes de la Casa Rosada.

Esa máquina, que recibiría la decisión en forma táctil para imprimir inmediatamente una boleta, es “un prototipo con varias funcionalidades, para que sea reutilizable en las escuelas y en los hospitales, algo que reduciría el costo tecnológico para que el Estado pudiera proveerla", explicó la fuente.

Otro informante, en este caso vinculado a la Cámara Nacional Electoral, confirmó la existencia de un prototipo estatal que incluiría un chip, es decir, que contaría con una pequeña memoria que grabaría el voto digitalizado para que se realizara un escrutinio tecnológico, en forma paralela al manual. El prototipo, explicó un vocero oficial, también cuenta con el aporte tecnológico del Ministerio de Defensa, a través de los aparatos de investigación tecnológica de las tres Fuerzas Armadas, pero especialmente del Ejército.

"Sabemos que hubo viajes de turismo electoral. Los funcionarios han estado con pares suizos y coreanos, entre otros, pero también sabemos que gente del Ejército argentino está aportando conocimientos de criptografía con el supuesto objetivo de garantizar la inviolabilidad del registro electrónico, pero eso, más que un salto tecnológico, me suena a otra cosa", contestó a Letra P el vocero de una importante empresa de tecnología argentina que está interesada en entrar al negocio del voto electrónico a nivel nacional.

La interpretación empresarial buscó sembrar dudas sobre la solvencia de un diseño de origen militar en la máxima instancia de participación cívica, aunque todas las empresas tecnológicas repudian cualquier competencia estatal que pueda hacerles sombra. El capítulo castrense de la iniciativa estatal de Cambiemos sería un ingrediente que podría agudizar las diferencias sobre la aplicación de la BUE.

DESDE DEFENSA HASTA SEÚL. Dentro del Gobierno no descartaron que "exista algún aporte de los técnicos de las Fuerzas Armadas" -a las que Macri llamó a cumplir "un rol preponderante" en esta nueva etapa de la Argentina- y ampliaron los alcances del prototipo. "Estamos hablando con una empresa rionegrina para ver si lo puede hacer", explicó un vocero de la Rosada para confirmar que la cartera de Modernización, que conduce Andrés Ibarra, está negociando con la firma Altec Comunicaciones y Sistemas Sociedad del Estado, perteneciente a la provincia de Río Negro, gobernada por Alberto Weretilneck, ex vice del peronista Carlos Soria, el ex mandatario y ex jefe de la Side que fue asesinado por su esposa a principios de 2012.

Desde que el proyecto oficial fue enviado el Congreso, el Gobierno dividió la gestión del tema. La cartera de Interior y Obras Públicas, a cargo de Rogelio Frigerio, tendrá en sus manos la capacitación y la coordinación con las provincias, pero el armado de la licitación y el tejido empresarial quedó en manos de Ibarra, que ya visitó varios países e incluso tuvo una reunión con el gobierno de Corea del Sur el 30 de junio. En Seúl, firmó acuerdos de cooperación tecnológica y, según comunicó en esas jornadas, "recorrió, junto a autoridades surcoreanas, lo que fue el primer Centro de Datos Nacional Integrado (NCIS) del mundo y hoy es el soporte del Sistema de Gobierno Electrónico que alcanza a toda su administración pública.

Luego, "visitó también el data center de la empresa LG, uno de los centros más avanzados del mundo en materia de infraestructura tecnológica y almacenamiento de datos".

Al parecer, el plan de Modernización es más ambicioso aún y podría combinar una matriz de nuevo gobierno electrónico donde los empleados estatales argentinos serían los primeros en utilizar el sistema Facebook At Work, de la multinacional perteneciente a Mark Zuckerberg.

En el Gobierno sólo admitieron las exploraciones internacionales de Ibarra y recordaron que "hoy la discusión tecnológica del proyecto es que tiene que haber un dispositivo digital que permita conteo tecnológico, a la par del manual. Puede ser un chip o el popular sistema QR. El problema es que el QR puede ser leído y nosotros estamos preparando una propuesta donde el chip se queme automáticamente luego de registrar el voto".

"Estamos dispuestos a discutir la gradualidad y las formas del dispositivo, sea chip o QR, pero no que la boleta sea sin chip. Acá el que más tiene para perder es el Gobierno, que ya ganó con el sistema viejo, pero, si la oposición no quiere garantías, entonces no tiene sentido que sea una reforma a mitad de camino".

EL INVENTO RIONEGRINO Y EL SILENCIO DE MSA. Altec S.E. tiene su propia máquina de boleta única electrónica, creada en 2006 a pedido del gobierno provincial y realizada "bajo supervisión de la Justicia Electoral local con certificación ISO 9001". El prototipo rionegrino aplica un sistema de reconocimiento biométrico de cada elector, es decir que sólo habilita la elección en forma táctil de los candidatos, luego de reconocer la huella digital del ciudadano mediante el aprovechamiento del sistema BIOS, impulsado por la administración de Cristina Fernández de Kirchner en el Registro Nacional de las Personas y considerado uno de los sistemas más intrusivos del mundo en materia de privacidad.

En su presentación institucional, la empresa estatal rionegrina explica las bondades de "E-Voto" y cuenta que ya fue utilizada en tres elecciones municipales de esa provincia, en la elección del Presupuesto participativo de la ciudad de Santa Fe y en "diversas consultas públicas en Ushuaia".

La máquina de Altec S.E. compite con la que patentó y fabricó Magic Software Argentina (MSA), que fue utilizada en distintos comicios provinciales de Salta y en la última elección a jefe de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires. El historial reciente de la máquina de MSA ofrece un dato curioso: la empresa que encabeza Sergio Angelini tuvo a su cargo el escrutinio provisorio de las últimas elecciones provinciales de Río Negro, que se realizaron con boleta de papel en junio de 2015.

MSA registró la BUE en 2004, pero luego liberó el uso de la patente. Los críticos del sistema dicen que se trató de un error de la empresa para mantener la patente en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI), pero la empresa se encargó de negarlo por distintos medios y dijo que fue una decisión política de abrir el uso del invento.

Este martes, el dueño de MSA se presentará ante los miembros del Senado para hablar sobre su invento. Letra P intentó conocer los puntos de vista de la empresa sobre el prototipo estatal, pero sus voceros no contestaron las consultas.

Boleta electrónica: el Gobierno prepara una máquina propia para sortear el debate

En Casa Rosada confirmaron que hay tratativas con una empresa estatal de Río Negro. No descartan aportes "de las Fuerzas Armadas" en materia de encriptación. Silencio de MSA, la empresa inventora.

En reserva, la administración de Mauricio Macri diseña una salida para superar el debate, por ahora empantanado, sobre la aplicación de la Boleta Única Electrónica (BUE), corazón de la reforma electoral que promueve el Ejecutivo. El proyecto de ley que establece la aplicación de ese instrumento para el sufragio fue aprobado por la Cámara de Diputados el 20 de octubre, pero podría quedar frenado en el Senado tras la negativa presidencial de acceder a cambios sustanciales que reclama la oposición, como aplicar una boleta electrónica sin chip. La solución oficial, que podría entrampar aún más la discusión, consiste en el diseño de un nuevo prototipo de máquina creada y fabricada por el Estado nacional. El proceso fue confirmado a Letra P por fuentes de la Casa Rosada.

Esa máquina, que recibiría la decisión en forma táctil para imprimir inmediatamente una boleta, es “un prototipo con varias funcionalidades, para que sea reutilizable en las escuelas y en los hospitales, algo que reduciría el costo tecnológico para que el Estado pudiera proveerla", explicó la fuente.

Otro informante, en este caso vinculado a la Cámara Nacional Electoral, confirmó la existencia de un prototipo estatal que incluiría un chip, es decir, que contaría con una pequeña memoria que grabaría el voto digitalizado para que se realizara un escrutinio tecnológico, en forma paralela al manual. El prototipo, explicó un vocero oficial, también cuenta con el aporte tecnológico del Ministerio de Defensa, a través de los aparatos de investigación tecnológica de las tres Fuerzas Armadas, pero especialmente del Ejército.

"Sabemos que hubo viajes de turismo electoral. Los funcionarios han estado con pares suizos y coreanos, entre otros, pero también sabemos que gente del Ejército argentino está aportando conocimientos de criptografía con el supuesto objetivo de garantizar la inviolabilidad del registro electrónico, pero eso, más que un salto tecnológico, me suena a otra cosa", contestó a Letra P el vocero de una importante empresa de tecnología argentina que está interesada en entrar al negocio del voto electrónico a nivel nacional.

La interpretación empresarial buscó sembrar dudas sobre la solvencia de un diseño de origen militar en la máxima instancia de participación cívica, aunque todas las empresas tecnológicas repudian cualquier competencia estatal que pueda hacerles sombra. El capítulo castrense de la iniciativa estatal de Cambiemos sería un ingrediente que podría agudizar las diferencias sobre la aplicación de la BUE.

DESDE DEFENSA HASTA SEÚL. Dentro del Gobierno no descartaron que "exista algún aporte de los técnicos de las Fuerzas Armadas" -a las que Macri llamó a cumplir "un rol preponderante" en esta nueva etapa de la Argentina- y ampliaron los alcances del prototipo. "Estamos hablando con una empresa rionegrina para ver si lo puede hacer", explicó un vocero de la Rosada para confirmar que la cartera de Modernización, que conduce Andrés Ibarra, está negociando con la firma Altec Comunicaciones y Sistemas Sociedad del Estado, perteneciente a la provincia de Río Negro, gobernada por Alberto Weretilneck, ex vice del peronista Carlos Soria, el ex mandatario y ex jefe de la Side que fue asesinado por su esposa a principios de 2012.

Desde que el proyecto oficial fue enviado el Congreso, el Gobierno dividió la gestión del tema. La cartera de Interior y Obras Públicas, a cargo de Rogelio Frigerio, tendrá en sus manos la capacitación y la coordinación con las provincias, pero el armado de la licitación y el tejido empresarial quedó en manos de Ibarra, que ya visitó varios países e incluso tuvo una reunión con el gobierno de Corea del Sur el 30 de junio. En Seúl, firmó acuerdos de cooperación tecnológica y, según comunicó en esas jornadas, "recorrió, junto a autoridades surcoreanas, lo que fue el primer Centro de Datos Nacional Integrado (NCIS) del mundo y hoy es el soporte del Sistema de Gobierno Electrónico que alcanza a toda su administración pública.

Luego, "visitó también el data center de la empresa LG, uno de los centros más avanzados del mundo en materia de infraestructura tecnológica y almacenamiento de datos".

Al parecer, el plan de Modernización es más ambicioso aún y podría combinar una matriz de nuevo gobierno electrónico donde los empleados estatales argentinos serían los primeros en utilizar el sistema Facebook At Work, de la multinacional perteneciente a Mark Zuckerberg.

En el Gobierno sólo admitieron las exploraciones internacionales de Ibarra y recordaron que "hoy la discusión tecnológica del proyecto es que tiene que haber un dispositivo digital que permita conteo tecnológico, a la par del manual. Puede ser un chip o el popular sistema QR. El problema es que el QR puede ser leído y nosotros estamos preparando una propuesta donde el chip se queme automáticamente luego de registrar el voto".

"Estamos dispuestos a discutir la gradualidad y las formas del dispositivo, sea chip o QR, pero no que la boleta sea sin chip. Acá el que más tiene para perder es el Gobierno, que ya ganó con el sistema viejo, pero, si la oposición no quiere garantías, entonces no tiene sentido que sea una reforma a mitad de camino".

EL INVENTO RIONEGRINO Y EL SILENCIO DE MSA. Altec S.E. tiene su propia máquina de boleta única electrónica, creada en 2006 a pedido del gobierno provincial y realizada "bajo supervisión de la Justicia Electoral local con certificación ISO 9001". El prototipo rionegrino aplica un sistema de reconocimiento biométrico de cada elector, es decir que sólo habilita la elección en forma táctil de los candidatos, luego de reconocer la huella digital del ciudadano mediante el aprovechamiento del sistema BIOS, impulsado por la administración de Cristina Fernández de Kirchner en el Registro Nacional de las Personas y considerado uno de los sistemas más intrusivos del mundo en materia de privacidad.

En su presentación institucional, la empresa estatal rionegrina explica las bondades de "E-Voto" y cuenta que ya fue utilizada en tres elecciones municipales de esa provincia, en la elección del Presupuesto participativo de la ciudad de Santa Fe y en "diversas consultas públicas en Ushuaia".

La máquina de Altec S.E. compite con la que patentó y fabricó Magic Software Argentina (MSA), que fue utilizada en distintos comicios provinciales de Salta y en la última elección a jefe de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires. El historial reciente de la máquina de MSA ofrece un dato curioso: la empresa que encabeza Sergio Angelini tuvo a su cargo el escrutinio provisorio de las últimas elecciones provinciales de Río Negro, que se realizaron con boleta de papel en junio de 2015.

MSA registró la BUE en 2004, pero luego liberó el uso de la patente. Los críticos del sistema dicen que se trató de un error de la empresa para mantener la patente en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI), pero la empresa se encargó de negarlo por distintos medios y dijo que fue una decisión política de abrir el uso del invento.

Este martes, el dueño de MSA se presentará ante los miembros del Senado para hablar sobre su invento. Letra P intentó conocer los puntos de vista de la empresa sobre el prototipo estatal, pero sus voceros no contestaron las consultas.