X
SECCIONES
30.11.2016

La oposición presiona por la paridad pero el oficialismo quiere la reforma electoral

Diputadas de todos los bloques pidieron que se vote el proyecto que ya fue aprobado en el Senado. Cambiemos quiere que primero la Cámara alta trate el proyecto que incluye boleta electrónica.

La paridad de género en las listas electorales quedó trabada en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo plantó bandera y resolvió suspender la aprobación de la ley que ya fue aprobada por el Senado, hasta tanto ese cuerpo se expida sobre la reforma electoral. La decisión fue criticada por todo el arco opositor, que pidió incorporar el tema en sesiones extraordinarias para poder llegar a 2017 con el cupo femenino aumentado.

“Las mujeres no queremos ser prenda de negociación por el voto electrónico”, disparó Cristina Álvarez Rodríguez, del Frente para la Victoria, que junto a un grupo de diputados del resto de la oposición pidió que el proyecto sea incluido en sesiones extraordinarias y aprobado antes de fin de año.

La negativa de Cambiemos a tratar el tema quedó expresada formalmente este miércoles en un comunicado emitido por el interbloque, luego de que el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, rechazara un pedido de la oposición para celebrar una sesión especial y de que se cayera la sesión ordinaria prevista para este miércoles.

“Las legisladoras y legisladores del Interbloque Cambiemos hemos resuelto suspender la aprobación de la sanción que el Honorable Senado le diera al proyecto de paridad de género en ámbitos de representación política hasta tanto ese cuerpo se expida respecto de la modificación del sistema electoral”, dice el comunicado.

El texto disparó la reacción de diputadas de la oposición, que pidieron no ser “la moneda de cambio” por el voto electrónico. “No podemos atar un tema como paridad de género a un chip electrónico”, dijo Victoria Donda, del interbloque Progresistas. Las declaraciones fueron apoyadas por sus pares del Peronismo para la Victoria, Lucila De Ponti; del Bloque Justicialista, Teresita Madera; y Carla Pitiot, del Frente Renovador, que pidió “no desaprovechar la oportunidad histórica” para sancionar la norma. A las diputadas se sumó la senadora del PJ-Frente para la Victoria Marina Riofrío, autora del proyecto que ya fue aprobado en la Cámara alta.

“El Gobierno está jugando a la extorsión  hacia las mujeres, cambiando el voto electrónico por paridad”, protestó Riofrío, presidenta de la Banca de la Mujer, que luego mantuvo una reunión con Monzó para hablar sobre proyectos relacionados con temas de género que el Senado girará a Diputados para que sean tratados en 2017.

Pero pese a al impulso de las diputadas, en la Cámara baja el tema parece congelado y todo indica que, de rechazarse formalmente la reforma electoral en el Senado, la paridad de género recién se podría llegar a tratar en Diputados el año que viene, durante el período ordinario. “De votarse en marzo, las mujeres no llegarían a ocupar su espacio en igualdad de condiciones con los hombres para las PASO de 2017”, afirmó Álvarez Rodríguez.

Letra P no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

La oposición presiona por la paridad pero el oficialismo quiere la reforma electoral

Diputadas de todos los bloques pidieron que se vote el proyecto que ya fue aprobado en el Senado. Cambiemos quiere que primero la Cámara alta trate el proyecto que incluye boleta electrónica.

La paridad de género en las listas electorales quedó trabada en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo plantó bandera y resolvió suspender la aprobación de la ley que ya fue aprobada por el Senado, hasta tanto ese cuerpo se expida sobre la reforma electoral. La decisión fue criticada por todo el arco opositor, que pidió incorporar el tema en sesiones extraordinarias para poder llegar a 2017 con el cupo femenino aumentado.

“Las mujeres no queremos ser prenda de negociación por el voto electrónico”, disparó Cristina Álvarez Rodríguez, del Frente para la Victoria, que junto a un grupo de diputados del resto de la oposición pidió que el proyecto sea incluido en sesiones extraordinarias y aprobado antes de fin de año.

La negativa de Cambiemos a tratar el tema quedó expresada formalmente este miércoles en un comunicado emitido por el interbloque, luego de que el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, rechazara un pedido de la oposición para celebrar una sesión especial y de que se cayera la sesión ordinaria prevista para este miércoles.

“Las legisladoras y legisladores del Interbloque Cambiemos hemos resuelto suspender la aprobación de la sanción que el Honorable Senado le diera al proyecto de paridad de género en ámbitos de representación política hasta tanto ese cuerpo se expida respecto de la modificación del sistema electoral”, dice el comunicado.

El texto disparó la reacción de diputadas de la oposición, que pidieron no ser “la moneda de cambio” por el voto electrónico. “No podemos atar un tema como paridad de género a un chip electrónico”, dijo Victoria Donda, del interbloque Progresistas. Las declaraciones fueron apoyadas por sus pares del Peronismo para la Victoria, Lucila De Ponti; del Bloque Justicialista, Teresita Madera; y Carla Pitiot, del Frente Renovador, que pidió “no desaprovechar la oportunidad histórica” para sancionar la norma. A las diputadas se sumó la senadora del PJ-Frente para la Victoria Marina Riofrío, autora del proyecto que ya fue aprobado en la Cámara alta.

“El Gobierno está jugando a la extorsión  hacia las mujeres, cambiando el voto electrónico por paridad”, protestó Riofrío, presidenta de la Banca de la Mujer, que luego mantuvo una reunión con Monzó para hablar sobre proyectos relacionados con temas de género que el Senado girará a Diputados para que sean tratados en 2017.

Pero pese a al impulso de las diputadas, en la Cámara baja el tema parece congelado y todo indica que, de rechazarse formalmente la reforma electoral en el Senado, la paridad de género recién se podría llegar a tratar en Diputados el año que viene, durante el período ordinario. “De votarse en marzo, las mujeres no llegarían a ocupar su espacio en igualdad de condiciones con los hombres para las PASO de 2017”, afirmó Álvarez Rodríguez.