X
A diez días de cumplir su primer aniversario, el jefe de la ex SIDE prestó juramento al Presidente luego de serios cuestionamientos en su contra. Silvia Majdalani, “la señora 8” estaba de viaje.
Por 29/11/2016 05:50 PM

Mientras la atención estaba concentrada en la foto que se sacó el presidente Mauricio Macri con el equipo de la Copa Davis, el mandatario se reservó la tarde para tomarle juramento al escribano Gustavo Arribas como titular de la Agencia Federal de Inteligencia, luego de sobrevivir a los cuestionamientos e impugnaciones que presentaron distintos organismos como el CELS.

Poco antes de las 16 el Salón Blanco ya estaba listo para el acto formal, que había sido mencionado escuetamente en la agenda oficial de la Casa Rosada sin mencionar el cargo que ocupa el jefe de los espías estatales. Junto a Arribas debía prestar juramento la subdirectora Silvia Majdalani, pero la mujer esta de viaje y “jurará a su regreso”, explicó un funcionario a Letra P. Ambos funcionarios fueron designados por Macri el 10 de diciembre del año pasado, pero los nombramientos recién tuvieron acuerdo del Senado en agosto, luego de una serie de críticas sobre las incompatibilidades de ambos con la jefatura del aparato de espionaje dependiente de la Presidencia de la Nación. No fue el único nubarrón sobre los cargos que reportan directamente al Presidente: también fueron cuestionados por declarar el secreto sobre todos los fondos del organismo, una decisión que para los expertos en el tema, como la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI),  garantiza la discrecionalidad en el manejo de fondos públicos que la ex SIDE tuvo siempre y que tuvo algunos cambios intermitentes durante la reforma que impulsó la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando creó la AFI y la reemplazó por la ex Secretaría de Inteligencia (SI).

Para algunos miembros de Cambiemos, especialmente cercanos a la diputada nacional Elisa Carrió, la jura de Arribas implica el cierre de una discusión que Macri mantuvo desde antes de ganar el balotaje el 25 de noviembre: cerrar la AFI en forma definitiva, una medida que se fue disipando en el entorno presidencial en la medida que fue tomando las riendas del poder.

En el protocolo estaba prevista la asistencia de distintos ministros, pero sólo asistieron el jefe de Gabinete Marcos Peña, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, el secretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el vicejefe de Gobierno Diego Santilli, el jefe de asesores José Torello y la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso.

Ante las consultas de Letra P, fuentes del Gobierno negaron que la ausencia de Majdalani fuera a propósito para evitar un impacto mayor al juramento de Arribas, un hombre dedicado a la transferencia de jugadores y de estrecha relación con el titular del Club Boca Juniors y amigo del Presidente Daniel “Tano” Angelici.

Luego de las críticas, Arribas juró como jefe de la AFI, aunque lleva un año en el cargo

A diez días de cumplir su primer aniversario, el jefe de la ex SIDE prestó juramento al Presidente luego de serios cuestionamientos en su contra. Silvia Majdalani, “la señora 8” estaba de viaje.

Mientras la atención estaba concentrada en la foto que se sacó el presidente Mauricio Macri con el equipo de la Copa Davis, el mandatario se reservó la tarde para tomarle juramento al escribano Gustavo Arribas como titular de la Agencia Federal de Inteligencia, luego de sobrevivir a los cuestionamientos e impugnaciones que presentaron distintos organismos como el CELS.

Poco antes de las 16 el Salón Blanco ya estaba listo para el acto formal, que había sido mencionado escuetamente en la agenda oficial de la Casa Rosada sin mencionar el cargo que ocupa el jefe de los espías estatales. Junto a Arribas debía prestar juramento la subdirectora Silvia Majdalani, pero la mujer esta de viaje y “jurará a su regreso”, explicó un funcionario a Letra P. Ambos funcionarios fueron designados por Macri el 10 de diciembre del año pasado, pero los nombramientos recién tuvieron acuerdo del Senado en agosto, luego de una serie de críticas sobre las incompatibilidades de ambos con la jefatura del aparato de espionaje dependiente de la Presidencia de la Nación. No fue el único nubarrón sobre los cargos que reportan directamente al Presidente: también fueron cuestionados por declarar el secreto sobre todos los fondos del organismo, una decisión que para los expertos en el tema, como la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI),  garantiza la discrecionalidad en el manejo de fondos públicos que la ex SIDE tuvo siempre y que tuvo algunos cambios intermitentes durante la reforma que impulsó la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando creó la AFI y la reemplazó por la ex Secretaría de Inteligencia (SI).

Para algunos miembros de Cambiemos, especialmente cercanos a la diputada nacional Elisa Carrió, la jura de Arribas implica el cierre de una discusión que Macri mantuvo desde antes de ganar el balotaje el 25 de noviembre: cerrar la AFI en forma definitiva, una medida que se fue disipando en el entorno presidencial en la medida que fue tomando las riendas del poder.

En el protocolo estaba prevista la asistencia de distintos ministros, pero sólo asistieron el jefe de Gabinete Marcos Peña, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley, el secretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el vicejefe de Gobierno Diego Santilli, el jefe de asesores José Torello y la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso.

Ante las consultas de Letra P, fuentes del Gobierno negaron que la ausencia de Majdalani fuera a propósito para evitar un impacto mayor al juramento de Arribas, un hombre dedicado a la transferencia de jugadores y de estrecha relación con el titular del Club Boca Juniors y amigo del Presidente Daniel “Tano” Angelici.