X
Con el silencio del intendente Nicolás Ducoté, el desplazamiento del massista Osvaldo Pugliese de la presidencia del concejo deliberante llegó a la Suprema Corte de Justicia. Crisis institucional.
Redacción 29/10/2016 11:40 AM

Luego de la sesión exprés en la que el concejo deliberante decidió remover de la presidencia al concejal por el Frente Renovador, Osvaldo Pugliese, el edil decidió llevar el caso a la justicia por considerar irregular su remoción y la posterior asunción del concejal Daniel Trindade, miembro de Cambiemos y representante del ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino. La justicia en lo Contencioso Administrativo giró la causa al tribunal máximo de justicia bonaerense que se declaró competente y el próximo miércoles emitiría un fallo final. 

La crisis política institucional que hay en Pilar llegó a la Justicia. Es que la semana pasada 14 concejales de distintos bloques avanzaron en el recambio de autoridades y votaron la salida de Osvaldo Pugliese –Frente Renovador- de la presidencia del concejo deliberante. El massismo acusó la jugada de ilegal y decidió recurrir a la justicia para resistir la embestida gestada desde Cambiemos y con el apoyo de los concejales de José Molina, ex precandidato a intendente –derrotado- en la interna del FpV el año pasado. A esa situación también se plegaron  Juan Pablo Roldán de La Cámpora y el concejal del Movimiento Evita, Juan Luna. Además de los concejales que formaban parte del armado del ex intendente Húmberto Zuccaro; Guillermina Sánchez, Alfredo Hérmidas y Ricardo Male

Así, el Frente Renovador vio como en un acuerdo político para tener 14 manos perdía el control del concejo deliberante. Por eso espera que el miércoles la Suprema Corte le dé la derecha. 

Detrás de los movimientos aparecen distintos nombres. Por un lado el intendente Nicolás Ducoté. El jefe comunal que luego de su paso por el denarvaísmo, ganó los comicios con el frente Cambiemos está siendo monitoreado de cerca por el gobierno provincial. Para ello, el ejecutivo bonaerense envió al ex intendente de Malvinas Argentinas –derrotado en las elecciones por Leonardo Nardini- Jesús Cataldo Cariglino a “darle una mano”. Cariglino puso gente en la secretaría de Salud Carlos Kambourian, y de Planeamiento Urbano, Luis Invernizzi

Además el actual presidente del concejo deliberante Daniel Trindade también mantiene vínculos con el ex jefe comunal. En su momento Cariglino le dijo a Letra P que iba a pelear para recuperar el municipio hoy en manos del PJ-FpV. En esa pelea contaría con el apoyo del gobierno bonaerense. 

Lejos de la exposición pública también está José “Negro” Molina. El ex precandidato a intendente y ex funcionario provincial de Daniel Scioli mantiene injerencia en el concejo deliberante. En el distrito de la Primera sección electoral hay fuertes versiones de una alianza tejida entre el intendente y Molina para tener gobernabilidad sin mayores sobresaltos.

Por el momento Ducoté se mantiene en silencio con la situación que vive el concejo deliberante. Sin embargo la oposición sostiene que todo lo que sucede “tiene el aval del intendente”. 

La estrategia tuvo sus costos. Finalmente el concejal por Cambiemos Daniel Liberé decidió irse del bloque oficialista. Según denuncia el propio Liberé el municipio decidió cortar la relación con 12 personas que desarrollaban tareas en el Ejecutivo y que respondían a él. 

“Tengo telegramas en mi mano y a la gente con lágrimas en los ojos. Es gente que todos los días iba a trabajar y tiene una familia atrás. Yo no llevé a ningún ñoqui al Municipio, sino a personas que necesitaban trabajar y me pedían empleo en la calle”,  le dijo al portal Pilardetodos.com y agregó: “me duele muchísimo, porque este no es el Ducoté que yo conocí en campaña, por el que yo salí a pedir el voto; es peor que (Humberto) Zúccaro”.

El miércoles la Suprema Corte de Justicia se expedirá por el caso de la presidencia del concejo deliberante. Mientras tanto, Trindade ya presidió su primera sesión el viernes último. 

 

Pilar: el ex presidente del concejo va a la justicia para resistir en el cargo

Con el silencio del intendente Nicolás Ducoté, el desplazamiento del massista Osvaldo Pugliese de la presidencia del concejo deliberante llegó a la Suprema Corte de Justicia. Crisis institucional.

Luego de la sesión exprés en la que el concejo deliberante decidió remover de la presidencia al concejal por el Frente Renovador, Osvaldo Pugliese, el edil decidió llevar el caso a la justicia por considerar irregular su remoción y la posterior asunción del concejal Daniel Trindade, miembro de Cambiemos y representante del ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino. La justicia en lo Contencioso Administrativo giró la causa al tribunal máximo de justicia bonaerense que se declaró competente y el próximo miércoles emitiría un fallo final. 

La crisis política institucional que hay en Pilar llegó a la Justicia. Es que la semana pasada 14 concejales de distintos bloques avanzaron en el recambio de autoridades y votaron la salida de Osvaldo Pugliese –Frente Renovador- de la presidencia del concejo deliberante. El massismo acusó la jugada de ilegal y decidió recurrir a la justicia para resistir la embestida gestada desde Cambiemos y con el apoyo de los concejales de José Molina, ex precandidato a intendente –derrotado- en la interna del FpV el año pasado. A esa situación también se plegaron  Juan Pablo Roldán de La Cámpora y el concejal del Movimiento Evita, Juan Luna. Además de los concejales que formaban parte del armado del ex intendente Húmberto Zuccaro; Guillermina Sánchez, Alfredo Hérmidas y Ricardo Male

Así, el Frente Renovador vio como en un acuerdo político para tener 14 manos perdía el control del concejo deliberante. Por eso espera que el miércoles la Suprema Corte le dé la derecha. 

Detrás de los movimientos aparecen distintos nombres. Por un lado el intendente Nicolás Ducoté. El jefe comunal que luego de su paso por el denarvaísmo, ganó los comicios con el frente Cambiemos está siendo monitoreado de cerca por el gobierno provincial. Para ello, el ejecutivo bonaerense envió al ex intendente de Malvinas Argentinas –derrotado en las elecciones por Leonardo Nardini- Jesús Cataldo Cariglino a “darle una mano”. Cariglino puso gente en la secretaría de Salud Carlos Kambourian, y de Planeamiento Urbano, Luis Invernizzi

Además el actual presidente del concejo deliberante Daniel Trindade también mantiene vínculos con el ex jefe comunal. En su momento Cariglino le dijo a Letra P que iba a pelear para recuperar el municipio hoy en manos del PJ-FpV. En esa pelea contaría con el apoyo del gobierno bonaerense. 

Lejos de la exposición pública también está José “Negro” Molina. El ex precandidato a intendente y ex funcionario provincial de Daniel Scioli mantiene injerencia en el concejo deliberante. En el distrito de la Primera sección electoral hay fuertes versiones de una alianza tejida entre el intendente y Molina para tener gobernabilidad sin mayores sobresaltos.

Por el momento Ducoté se mantiene en silencio con la situación que vive el concejo deliberante. Sin embargo la oposición sostiene que todo lo que sucede “tiene el aval del intendente”. 

La estrategia tuvo sus costos. Finalmente el concejal por Cambiemos Daniel Liberé decidió irse del bloque oficialista. Según denuncia el propio Liberé el municipio decidió cortar la relación con 12 personas que desarrollaban tareas en el Ejecutivo y que respondían a él. 

“Tengo telegramas en mi mano y a la gente con lágrimas en los ojos. Es gente que todos los días iba a trabajar y tiene una familia atrás. Yo no llevé a ningún ñoqui al Municipio, sino a personas que necesitaban trabajar y me pedían empleo en la calle”,  le dijo al portal Pilardetodos.com y agregó: “me duele muchísimo, porque este no es el Ducoté que yo conocí en campaña, por el que yo salí a pedir el voto; es peor que (Humberto) Zúccaro”.

El miércoles la Suprema Corte de Justicia se expedirá por el caso de la presidencia del concejo deliberante. Mientras tanto, Trindade ya presidió su primera sesión el viernes último.